logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

2015
Jueves, 15 Enero 2015 07:48

Comprobamos una tesis: La historia se repite pero no se parece

Alfonso XIII con el dictador Primo de Rivera tras sancionar su Golpe de Estado. Alfonso XIII con el dictador Primo de Rivera tras sancionar su Golpe de Estado. es.wikipedia.org
Por 

Esta semana, puesto que el tema iba de previsiones para 2015, nos hemos decidido por elegir dos temas, uno nacional y otro internacional, para intentar demostrar una tesis muy simple y conocida, pero que no deja de sorprendernos cuando intentamos contrastarla: La historia se repite pero no se parece.

Vayamos con los temas, el que hemos seleccionado para analizar a nivel nacional es el fin del bipartidismo a inicios del siglo XXI. Un acontecimiento que puede llegar a distorsionar el sistema del 78, pero a su vez, un hecho histórico que tiene sus antecedentes más inmediatos en el inicio del siglo XX durante el reinado de Alfonso XIII.

El fin del bipartidismo del siglo XIX

Hagamos primero un poco de memoria: El 29 de noviembre de 1874, el general Martínez Campos se pronunció en la ciudad de Sagunto contra la I República Española. Cuando tuvo el poder militar, proclamó rey a Alfonso XII. El periodo que se abrió en ese momento se conoce como la Restauración y duró hasta el levantamiento de Primo de Rivera en 1923. Hablamos de casi 50 años. En esos años reinó Alfonso XII, hasta su muerte prematura en 1885.

Posteriormente pasó a ocupar la regencia su esposa María Cristina, mientras que su hijo póstumo cumplía la mayoría de edad, momento en el que comenzaría a reinar, lo cual sucedió en el año 1902.

Este sistema, al que se ha llamado Restauración (1875-1921), era liberal, en el ámbito político, y conservador en lo social. Se fundamentaba en la representación parlamentaria, celebraba elecciones periódicas y contaba con una Constitución, la de 1875, que había incorporado muchos de los avances recogidos en la republicana de 1868.

Una de sus peculiaridades es el hecho de que  sostenía sobre dos partidos políticos, el liberal y el conservador, que se turnaban en el poder propuestos por el rey, y convocaban elecciones.

Igualmente, referimos el caciquismo, el mayor mal que descubrimos cuando analizamos aquellos tiempos políticos. Los caciques eran terratenientes, personajes poderosos en el medio rural que, directamente compraban y manipulaban el voto, hasta el punto era así que durante todo el siglo XIX, el partido que convocaba las elecciones siempre las ganaba, debido a que tenía la capacidad de movilizar, además de a los caciques, a todo el aparato del Estado.

Sin embargo, no hay que ser demasiado perspicaz para comprobar, que aquel principal mal de la Restauración, se ha seguido repitiendo, aunque con matices, en los entornos rurales. Y que la corrupción, otros de los males endémicos del sistema bipartidista de la Restauración, está a la orden del día.

En todo caso, se puede concluir que el sistema actual es una copia mejorada y adaptada a los tiempos de aquel sistema bipartidista liberal, que además demostró gran estabilidad, ya que soportó la muerte prematura de Alfonso XII, la regencia de María Cristina, la pérdida de las colonias, se aprovechó de una Guerra Mundial en la que no participamos, y finalmente murió cuando Alfonso XIII dio legalidad al golpe militar de Primo de Rivera, y los españoles y españolas pasamos aquellos años sufriendo la dictadura por la decisión de un rey. Así murió el bipartidismo por primera vez en España, por la decisión de un monarca de amparar un golpe de Estado, anteponiendo los intereses de un sector muy concreto de la sociedad a la realidad del país que debió reinar y nunca comprendió.

Precio del petróleo como arma

A nivel internacional nos hemos decantado por un aspecto específico del análisis de la Rusia de Putin. Concretamente en la bajada del precio del petróleo en los mercados internacionales, en este caso, no tanto como una realidad económica, sino como un arma política que se utiliza con unos objetivos políticos, en el caso actual, con el objetivo de perjudicar la situación económica rusa ante sus movimientos territoriales expansivos hacia Ucrania.

Pero no es la primera vez que el petróleo, el precio del petróleo es utilizado como un arma estratégica para resolver conflictos políticos. En el año 1973, la OPEP, la organización a los principales países productores de petróleo y que está controlado por los países árabes, reaccionó a la derrota de Egipto en la guerra de los 6 días frente a Israel, con una subida masiva de los precios a partir de la reducción de la producción de esos países, lo cual provocó un auténtico cataclismo en los mercados de Estados Unidos y Europa, principales aliados de Israel, además de en el propio estado sionista.

Así, vemos como de nuevo la historia se repite, aunque a primera vista pueda resultarnos que no se parce. Pero el hecho es que tanto en 1973, en ese caso los países árabes como respuesta a la Guerra de los 6 días, como en 2015 contra las ansias territoriales de la Rusia por parte de Estados Unidos, no han dudado en utilizar algo tan básico como es la energía para atacar a un país, y en ambos casos en tiempos de paz.  

Esta semana, y puesto que los temas que hemos tratado es la Restauración Borbónica, y su sistema bipartidista, os dejamos el capítulo de la serie documental producida por TVE, Memorias de España, donde hacen un recorrido exhaustivo por esa etapa de nuestra historia. Deseamos que os guste.

 

 

-->
-->