logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Agua

Agua

La necesidad de abastecernos de agua, tanto para el consumo humano como para las actividades agrícolas primero, e industriales después, ha marcado el devenir del desarrollo humano. Así, nos encontramos con que aquellas civilizaciones que supieron crear sistemas para su aprovechamiento más efectivo progresaron convirtiéndose en los grandes imperios que han transcendido la historia.
Cada 6 de septiembre -cuentan las crónicas que desde hace un siglo- los vecinos y vecinas de Galaroza, una localidad de 1.700 habitantes y más de 40 fuentes, celebran una tradición en la que el agua es la protagonista: la 'Fiesta de los Jarritos'. Una tradición que da vía libre para mojar a toda aquella persona que durante ese día se encuentre en las calles de ese municipio de la Sierra de Huelva. La materia prima, el agua, se puede coger de cualquiera de las más de fuentes públicas de esta localidad. Además de ser un recurso fundamental, el agua es un elemento protagonista de su patrimonio cultural. Sin embargo, la titularidad de su gestión es uno de los asuntos que más controversia causa a día de hoy en este municipio onubense. En Andalucía hay más casos...
Ésta es una de las lecciones que hemos aprendido o recordado esta semana conversando con Leandro del Moral, Catedrático de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla y experto en Gestión del Agua y Ordenación del Territorio. En su opinión, hay que trabajar, por conservar los ecosistemas y lo ciclos naturales del agua porque sólo de ese modo permitiremos que se siga regenerando.
“Si el agua es indispensable para las actividades económicas no lo es menos para el mantenimiento de ecosistemas de gran valor, como es el caso en Andalucía del Parque Nacional de Doñana”. Así se expresaba en nuestro programa Antonio Amarillo, Coordinador del Área de Aguas de Ecologistas en Acción Andalucía. Con él hablamos de medioambiente, de la polémica decisión de la Junta de Andalucía de reabrir la mina de Aznalcóllar, del derroche de agua que hacemos en los hogares y en las actividades agrícolas, y también de la gestión de un recurso básico, tan necesario como muchas veces maltratado.