logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Agua
Jueves, 29 Mayo 2014 00:02

Los intentos para privatizar la gestión del agua causan controversia en algunos municipios

Los intentos para privatizar la gestión del agua causan controversia en algunos municipios Keneth Cruz - Flickr
Por 

Cada 6 de septiembre -cuentan las crónicas que desde hace un siglo- los vecinos y vecinas de Galaroza, una localidad de 1.700 habitantes y más de 40 fuentes, celebran una tradición en la que el agua es la protagonista: la 'Fiesta de los Jarritos'. Una tradición que da vía libre para mojar a toda aquella persona que durante ese día se encuentre en las calles de ese municipio de la Sierra de Huelva. La materia prima, el agua, se puede coger de cualquiera de las más de fuentes públicas de esta localidad. Además de ser un recurso fundamental, el agua es un elemento protagonista de su patrimonio cultural. Sin embargo, la titularidad de su gestión es uno de los asuntos que más controversia causa a día de hoy en este municipio onubense. En Andalucía hay más casos...

El pasado 23 de marzo, los cachoneros y cachoneras votaban en referéndum la recuperación, por parte de su ayuntamiento, de las competencias en la gestión directa del agua, que actualmente está a cargo de la empresa pública GIAHSA. Tras la aprobación previa del Consejo deMinistros, se celebró esta consulta popular, no vinculante, para la que estaban convocados 1.200 vecinos y vecinas. Votaron 688 de ellos y 493 se pronunciaban a favor de esta recuperación, mientras que 195 votaban en contra. Manuel Domínguez, integrante de la Plataforma Cachonera contra Giahsa, exponía los argumentos para la celebración de este referéndum, en los micrófonos de Radio Sierra de Aracena.

 

El de Galaroza no es el único caso en el que parte de la ciudadanía se opone a los modelos que se plantean desde sus responsables municipales. Un ejemplo se produce en El Puerto de Santa María. En esta localidad gaditana, el Pleno de su ayuntamiento aprobaba, el pasado 4 de abril, la entrada de socios privados en Apemsa, su empresa municipal de aguas. Para el consistorio se trataría de la entrada de socios tecnológicos, con la consecuencia de una nueva representación municipal, tras la firma del contrato de ampliación de capital con Aqualia Gestión Integral del Agua SA y Tratamiento Industrial del Agua SA. Afirman que, de esta forma, se mantendría el principio básico de control municipal de la empresa que ofrece al servicio de aguas a su ciudadanía. Otro órgano de control de la empresa, la Junta General de Apemsa estará compuesta por un representante del socio tecnológico y un representante del Ayuntamiento que actuará conforme a lo que apruebe y dicte el Pleno del Ayuntamiento con representación de todos los grupos municipales.

En este sentido, la plataforma ciudadana Apemsa no se vende calificaba de "farsa" esta resolución, y manifestaban: “No nos sorprendió, aunque nos indigne, que el pasado viernes el alcalde y los concejales del PP y del PA aprobaran con sus únicos votos la eliminación de la participación en el Consejo de Administración y la Junta General en la empresa mixta Apemsa de otros representantes que no sean de sus partidos”. Además, animan a la ciudadanía "a estar atentos a las decisiones de esta empresa que puedan a afectar los usuarios y trabajadores". Hay que decir que esta plataforma, Apensa no se vende, han llevado a cabo diversas movilizaciones, como un encierro en el consistorio de El Puerto de Santa María el pasado mes de marzo.



Otro caso esta en Málaga, esta vez por las tarifas del agua de EMASA, la empresa municipal de gestión del agua. En este sentido, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, defendía el nuevo sistema tarifario porque considera que es "más justo, serio, riguroso y bueno desde el punto de vista del estímulo del ahorro de agua". Además, señala que "Emasa cumple una instancia de la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz".

Sin embargo, la movilización ciudadana, representada en un centenar de organizaciones sociales malagueñas, ha dejado casi sin efecto las disposiciones tomadas en noviembre pasado, cuando entraba en vigor este sistema tarifario. Una movilización representada por la Iniciativa Ciudadana Contra el Tarifazo del Agua, que presentaba en marzo casi 34 mil firmas en su apoyo. La nueva tarifación del agua supuso un incremento del coste mayor al 30% para una cuarta parte de los usuarios.

En estos seis meses de protesta ciudadana, el alcalde de Málaga ha ido realizando modificaciones a la tarifa en la línea de lo pedido por los ciudadanos. De hecho, el día 12 de mayo, el Ayuntamiento y la empresa municipal de aguas EMASA anunciaban una nueva modificación que permitirá aumentar de los 116 hasta los 133 litros diarios por persona y día el techo para no pagar más en la factura. De esta manera, se aumenta el número de litros que serán bonificados, lo que supone una corrección del nuevo sistema y, especialmente, del primer tramo, que queda prácticamente anulado.

Y es que, aunque el agua se trate de un elemento fundamental para la supervivencia, no se trata de un derecho universal reconocido como tal por el ordenamiento jurídico en el mundo. Una carencia que señala Abel Lacalle, profesor de la Universidad de Almería y experto en Ley de Agua y Directiva Marco del Agua de la UE

 

La gestión es un elemento importante, pero también la responsabilidad en su uso. En este sentido, Abel Lacalle destaca que, si bien, en los núcleos urbanos se han experimentado ciertas mejoras en cuanto a la sostenibilidad de su consumo, en la agricultura continúa haciéndose un uso poco responsable.

-->
-->