logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Breve Historia de la Autonomía de Andalucía
Miércoles, 11 Marzo 2015 11:55

La década de los 90. ¿Hubo pinza en Andalucía?

Manuel Chaves en la Comisión Mixta de Transferencias Estado-País Vasco Manuel Chaves en la Comisión Mixta de Transferencias Estado-País Vasco Irekia, Wikimedia Commons
Por 

La década de los 90 del siglo pasado, en lo que se refiere a política andaluza, es una década convulsa en la que se pasa de la holgada mayoría absoluta de las primeras elecciones a las que se presentó Manuel Chaves, a los gobiernos en coalición con el Partido Andalucista durante dos legislaturas consecutivas. Y entre ambas situaciones, los años de la pinza, inventada o real, que marcaron el devenir político de la comunidad.

Las elecciones autonómicas de 1994 se convocaron en un entorno hostil para el partido que en ese momento ostentaba el gobierno de Andalucía con mayoría absoluta, el PSOE. Hasta ese momento y desde 1982, en Madrid y Sevilla habían coincidido gobiernos con fuerte respaldo electoral, sin embargo, el retroceso sufrido por la formación en las generales de 1993 auguraba un difícil situación en la comunidad, acosado el partido en el poder por casos de corrupción interna y con la guerra sucia contra ETA en la primera plana de los periódicos diarios.

En ese contexto, el PSOE bajó de los 62 escaños conseguidos por Manuel Chaves  en 1990 a 45 en 1994, mientras que el Partido Popular experimentaba un espectacular incremento de apoyos que lo llevaban a situarse con 41 escaños como una opción seria de gobierno para la comunidad. Por su parte, Izquierda Unida conseguía igualmente unos resultados históricos, los mejores de toda su historia en Andalucía, alcanzando 20 escaños.

¿Hubo pinza en Andalucía?

Fue entonces, con esta equilibrada representación parlamentaria cuando se abre el debate sobre la opción que debiera tomar la formación de izquierdas, que hacía poco había cosechado unos excelentes resultados a nivel nacional y europeo. Por un lado, en el Partido Socialista y su entorno mediático se propaga la idea de un pacto entre Javier Arenas (PP) y Luis Carlos Rejón (IU) por el cual se optaría por un gobierno desde el Parlamento, incapacitando para tomar decisiones a la Junta de Andalucía.

Esta tesis, la de un pacto con reunión entre ambos líderes, es negada por las diferentes corrientes de Izquierda Unida, no obstante, la entonces dirección de la coalición sí que se mostró firme a la hora de formalizar pactos de gobierno a partir de acuerdos concretos de gobierno, sobre el famoso “programa, programa, programa” de su líder Julio Anguita, que además incluyó en el debate una simple argumentación: “En Izquierda Unida debemos perder los complejos y seguir trabajando como una auténtica alternativa de gobierno frente a la que representan tanto el PSOE como el PP”. Es la conocida como la teoría de las dos orillas, intentando de esta manera distinguir nítidamente entre lo que representaban las posiciones del PSOE y de IU.

En esta entrevista, Julio Anguita niega la existencia de la pinza y explica cómo ambas formaciones se llegaron a reunir durante cuatro meses para consolidar un programa de gobierno (en este caso referido al gobierno de Madrid), y achaca la idea de la pinza a una campaña iniciada por el Grupo Prisa.

Lo cierto es, que en los dos años escasos que duró aquella legislatura, con pacto firme entre sus líderes o por estrategia individual de cada una de las formaciones, la paralización político ejecutiva de la Junta de Andalucía fue más que evidente. Se tuvieron que prorrogar los presupuestos y finalmente, Manuel Chaves convocó elecciones para el año 1996 que finalmente arrojarían un incremento del apoyo al PSOE, pasando de 45 a 52 escaños. Mientras el PP se mantendría en el entorno de los 40 consolidando su suelo electoral en la comunidad. Por su parte, fue precisamente Izquierda Unida la más castigada pasando de los 20 escaños que había conseguido en 1994 a 13 en 1996, lo cual se haría aún más evidente en las siguientes elecciones las del año 2000, en el que bajaría su representación hasta 6 escaños en el Parlamento andaluz.

Aquel parlamento de 1996 vería el nacimiento del primer gobierno en coalición entre el PSOE y el Partido Andalucista, que se repetiría 4 años más tarde en las elecciones de 2000, con casi idénticos resultados para los partidos que sostenían al gobierno. Así se iniciaría el nuevo siglo en Andalucía, con un gobierno de coalición que alejara las tensiones que protagonizaran el inicio de la década.

Para ampliar información:

- Extenso reportaje publicado en Público.es en el que se analizan las distintas posiciones que se vivieron en Izquierda Unida durante aquella época y su política de pactos con el PP.

- Artículo de opinión publicado El País en el que se incide en la idea de la pinza de Andalucía.

 

-->
-->