logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Breve Historia de la Autonomía de Andalucía
Miércoles, 18 Febrero 2015 12:20

La lucha por la autonomía andaluza en la Transición (1977-1979)

Manifestación 1977. Manifestación 1977. Junta de Andalucía
Por 

En esta segunda edición dedicada al repaso de la autonomía andaluza, tratamos el momento en que Andalucía se convirtió en el centro del debate político nacional (1977-1981). Los años en los que se gestó y se luchó por alcanzar un autogobierno de primer nivel por el artículo 151 de la Constitución. Seguramente, nos enfrentamos al periodo más apasionante de nuestra historia reciente, cuando los andaluces y andaluzas lucharon por autonomía, democracia y justicia social.

Así pues, comencemos por el principio. Tal y como comentábamos la semana pasada, los afanes de conseguir mayor autonomía para Andalucía se pueden remontar a inicios del siglo XX, e incluso antes. Sin embargo, esos intentos de la construcción legal autonómica para la comunidad se rompieron con el inicio de la Guerra Civil.

Esta realidad se torna vital durante el proceso de construcción del estado autonómico que se inicia en la Transición, ya que mediante las disposiciones transitorias 1 y 2 del texto constitucional, se reconoce el derecho a continuar el proceso autonómico por la vía rápida del 151, y sin necesidad de referéndum previo, a las autonomías que hubieran aprobado un Estatuto durante el régimen republicano.

Para el resto de regiones del país, incluida Andalucía, los constituyentes diseñaron un tipo de autonomía, carente de contenido político explicito, más propia de una descentralización meramente administrativa. Esta vía, que se desarrolla a partir del artículo 143, impedía que estas regiones asumieras delegación de competencias propias del Estado hasta pasado 5 años desde la constitución como Comunidad Autónoma, lo que en la práctica retrasaba su capacidad de autogobierno en igualdad con las consideradas históricas.

Sin embargo, en Andalucía se produjo una situación inesperada y mal medida tanto por los constituyentes como por las posiciones del partido que entonces sustentaba al Gobierno, la Unión de Centro Democrático (UCD).

Por un lado, los políticos andaluces, también los del partido del Gobierno, se apresuraron a constituirse en Asamblea Autonómica, haciéndolo el 12 de octubre de 1977 en Sevilla. Ahí se iniciaría el proceso político con la constitución del primer órgano preautonómico. Este movimiento político fue secundado por una importante movilización social centrada el 4 de diciembre de 1977 con manifestaciones masivas en todas las capitales andaluzas por la consecución de la autonomía. Tristemente célebre es el asesinato del sindicalista de CCOO, Manuel José García Caparrós, durante la manifestación de Málaga.

Aquella confluencia entre la clase política y la sociedad impulsó a que el Gobierno de Suárez, mediante Real Decreto aprobara la constitución de la Junta de Andalucía el 27 de abril de 1978, cuyo presidente fue elegido Plácido Fernández Viagas un mes más tarde.

Este órgano centró buena parte de sus esfuerzos en conseguir la unión de las distintas fuerzas políticas, algo que se materializó en el llamado Pacto de Antequera, el 4 de diciembre de 1978 y en el que todas la mayor parte de las fuerzas políticas andaluzas, incluidas las mayoritarias PSOE, UCE, PCA y PSA, y la Junta de Andalucía, se comprometen a iniciar el camino autonómico “en el periodo más breve posible y bajo el marco más óptimo que establezca la Constitución”.

Una vez refrendado el texto constitucional, en junio de 1979 se constituye la Junta de Andalucía nombrándose presidente al socialista Rafael Escuredo.

Una vez constituida, aquella Junta sigue el mandato de Antequera e inicia el camino por la vía del 151, que exige compromisos extremadamente difíciles como era conseguir el respaldo en seis meses de las diputaciones y las tres cuartas partes de municipios que representaran la mayoría del censo electoral, y hacerlo en tan sólo seis meses.

El segundo de los condicionamientos era que se aprobara en referéndum por la mayoría absoluta de los electores de cada una de las provincias, un referéndum que sería convocado mediante ley orgánica y en el que comenzó a ver el cambio de postura de la UCD con respecto a la cuestión autonómica andaluza.

Sin embargo, nos quedaremos por esta semana en este apartado, estamos en 1979 y se discute sobre en qué términos se convocará el referéndum en Andalucía. De los desafíos que supuso esa convocatoria, las bandadas de la UCD, y los conflictos y requiebros que se tuvieron que hacer para que finalmente Andalucía consiguiera su autonomía por el artículo 151 hablaremos la semana que viene.


Enlaces para ampliar información:

- Sinopsis publicada en la web del Congreso sobre el proceso autonómico andaluz durante la Transición.

- Historia Del Tiempo Presente. Trabajo sobre la posición de la UCD en el proceso de autonomía andaluza de Rafael Quirosa-Cheyrouze y Muñoz, Universidad de Almería.

- 30 años de Historia de Andalucía. Centro de Estudios Andaluces.