logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Al natural
Viernes, 01 Noviembre 2013 15:53

Mobiliario ecológico, comodidad sostenible y local

Por 

Materiales naturales y acabado artesano: muebles ecológicos y de calidad al alcance de todos. Así se publicitaba una iniciativa que se presentaba este verano y que implicaba la unión entre carpinteros tradicionales con una empresa de decoración ecológica almeriense.

En su momento la noticia me llamó la atención porque implicaba sostenibilidad, innovación y empleo. Y mucho más, porque en este contexto de crisis económica, parece que tenemos replantearnos nuestras formas de consumir y relacionarnos con el entorno. Los muebles tradicionales, los muebles de madera de siempre, son una opción, no sólo ecológica y sostenible, sino que es equilibrada, puesto que su calidad y utilidad se prolongan en el tiempo, permitiendo un mayor uso y generando, por tanto, menos residuos.

Andalucía es una región en la que hay muchos y  buenos carpinteros. Grandes empresas que llevan años trabajando la madera y respetando esta materia prima tan importante para provincias como Córdoba. Aquí, en Lucena, se encuentra el Centro Tecnológico de la Madera y el Mueble de Andalucía, CTMA, que tiene entre sus objetivos primordiales, la investigación y la innovación para conseguir fabricar muebles ecológicos y mantener la producción de forma sostenible. Se trata del proyecto M-Eco o Ecomueble.

De lo que se trata es de aplicar lo que se viene conociendo como Ecodiseño, un sistema que implica: reducir el impacto ambiental de los productos que se elaboran, en este caso, la madera; reducir también los costes de producción, al reducirse el consumo energético necesario para su elaboración y mejorar la imagen del producto. Cada vez hay más consumidores preocupados por la huella ecológica que van dejando a su paso y que buscan productos más respetuosos con el entorno: electrodomésticos eficientes, alimentos ecológicos y muebles en cuya elaboración se hayan tenido en cuenta estos principios. Al igual que existen comités que certifican la procedencia ecológica de los alimentos que así se publicitan, así como hay herramientas para identificar las maquinarias más eficientes desde el punto de vista energético, también podemos cercionarnos de la procedencia de la madera de nuestros muebles, gracias a la Etiqueta Energética Europea.

En la actual cultura del usar y tirar, el mobiliario de nuestros hogares o centros de trabajo se ha convertido en otro elemento más que renovar periódicamente para no perder el hilo de la moda o las tendencias. Sin embargo, el sentido común nos lleva a echar el freno y a reflexionar sobre la utilidad de los objetos que adquirimos y sobre el daño que podemos hacer o evitar al planeta.