logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Al natural
Viernes, 19 Junio 2015 07:44

Sequía en Andalucía: vamos por el mal camino

Plantación de olivos en Tabernas Plantación de olivos en Tabernas www.eldiario.es
Por 

Esta semana hemos celebrado el "Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía" Una fecha señalada por la ONU para luchar contra los efectos que causan la contaminación, la explotación irresponsable de acuíferos y el cambio climático. Andalucía, que ha vivido una de sus primaveras más cálidas, es una de las regiones de España donde más se sufren los efectos de esta situación. Casi un tercio de nuestro territorio está afectado por la desertificación.

Según Ecologistas en Acción en España el 40% del suelo está amenazado por los procesos de desertificación, y Almería es una de las provincias en las que este riesgo es mayor. Explotación de recursos hídricos, contaminación química, salinización y agotamiento de los acuíferos, además de los incendios forestales estarían detrás de esta situación crítica.

Los ecologistas almerienses ilustran esta denuncia con el estado del Río Aguas, en Sorbas. Se trata del último manantial del que fluye agua en la zona kárstica y el más importante por dar lugar a la existencia de un ecosistema único, un oasis en la zona más árida de Europa. Su caudal se ha reducido en torno al 90% en los últimos años. Hay todo un proceso judicial abierto contra la Junta de Andalucía por conceder permisos para regadío de olivar y extracción de agua en terrenos de esta zona.

IU llevaba el caso al Parlamento Andaluz hace medio año y en su denuncia argumentaba que desde 2008 se ha incrementado de forma considerable la superficie de olivos de regadío en los municipios de Sorbas, Tabernas, Lucainena, Tahal y Uleila, rozando las 3.700 hectáreas. Un exceso de concesiones, dado que no hay agua suficiente en la zona para regar tanto territorio.

Las subvenciones europeas al olivar, no por la producción de aceite, sino por la superficie y el número de olivos, desincentivaron a los agricultores y animaron a los especuladores que se dedicaron a plantar olivos en todos los rincones posibles, para hacerse con las ayudas comunitarias. Olivares en pendientes y terrenos donde lo único que producen es la erosión del terreno y la pérdida de suelo, como podemos comprobar en el siguiente vídeo.