logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Al natural
Jueves, 06 Febrero 2014 17:29

Uvas ecológicas, otra joya de nuestras sierras.

Por 

Graena y Dólar, en Granada, Laujar de Andarax y Alcolea en Almería, Villaviciosa y Montilla en Córdoba, Cazalla de la Sierra, en Sevilla, Jerez de la Frontera en Cádiz, pero sobre todo Ronda, en Málaga. En todos estos rincones encontramos viñedos y bodegas de producen exquisitos y reconocidos vinos a procedentes del cultivo ecológico de las uvas. Caldos, cada vez más presentes en nuestras mesas, abanderando nuestra fantástica gastronomía.

Granada y Almería son las dos provincias que mayor número de hectáreas dedican a la la producción ecológica de vino en Andalucía. En total son poco más de 750 hectáreas destinadas al cultivo de estos viñedos, 500 de las cuales se concentran en la zona más oriental de la comunidad.

Bodegas pequeñas, familiares, fincas tradicionales, en terrenos abruptos como las Alpujarras, dan forma a un sector que va ganando adeptos por la calidad de los caldos que produce. Famosos son, en general los vinos de la comarca de la Contraviesa-Alpujarra. En las laderas de las sierras, frente al mar Mediterráneo, y a gran altitud, llegando incluso a los 1.000 metros. Vides en pendiente que imposibilitan la mecanización y terrenos erosionados, lo que imposibilita la mecanización del viñedo y fomenta la búsqueda de alternativas que aporten valor añadido. La etiqueta de producto ecológico lo es y por eso la apuesta de estas comarcas también es clara.

La producción ecológica de uvas sigue las mismas premisas que el resto: fertilización orgánica, empleando de compost natural y abono de granja y el uso de cubiertas vegetales, que también son una fuente de abono, ayudan a controlar las plagas y amplían la biodiversidad de la explotación. Todo esto, junto a la calidad de las cepas y el cuidado en la elaboración da como resultado un vino excelente apreciado por todos cuantos lo prueban.

En este contexto nos encontramos con bodegas como Barranco Oscuro, cuyas uvas, nacidas a más de 1.300 metros de altitud y siguiendo un proceso natural, producen un vino ecológico bastante reconocido, eso sí, fuera de nuestras fronteras, como reconocen sus propietarios.

En la Serranía de Ronda, en Málaga, también encontramos buenas experiencias y vinos de calidad reconocida y premiada, como “Los Frutales-Garnacha” de la bodega rondeña Joaquín Fernández. Su vino tinto obtenía en 2012 el máximo galardón del Premio Internacional de Viena al Vino AWC 2012, considerado uno de los galardones más importante de Europa. Más de 10 hectáreas de producción ecológica destinada, también y básicamente, al comercio exterior.

Como parece que la asignatura pendiente que tienen nuestros vinos es que sean conocidos por todos, os dejo el siguiente enlace que propone una ruta por bodegas de vinos procedentes de cultivos ecológicos , por si os sirve de idea para planear escapaditas por nuestros rincones sureños, altamente recomendables.