logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

¿Así son las cosas?
Lunes, 17 Febrero 2014 09:20

El futuro de Andalucía en manos de dos amateur

Juan Manuel Moreno Bonilla Juan Manuel Moreno Bonilla Wikipedia
Por 

La semana pasada, el PP-A anunció por fin el nombre del candidato llamado a pelearle la presidencia de la Junta de Andalucía a la socialista Susana Díaz. Polémicas internas aparte, el nombre del candidato ha resultado ser toda una sorpresa. Juan Manuel Moreno Bonilla, prácticamente un desconocido para todo aquel que no siga al día la larga lista de políticos de este país, ha sido el elegido. El Partido Popular se suma así al cambio generacional que también intentó el PSOE con la elección de Díaz. Ambos comparten características que van más allá de su juventud o de su elección a dedo, ya que los dos tienen un currículum laboral en blanco. Lo que los medios llaman “carrera política deslumbrante” esconde que tanto Moreno como Díaz no saben lo que es trabajar en una empresa. ¿Cómo se supone entonces que van a saber solucionar el problema del paro?

¿ASÍ SON LAS COSAS?

La meteórica carrera de Juan Manuel Moreno Bonilla

Cuando Juan Manuel Moreno Bonilla asistió hace 25 años a un mitin de José María Aznar en la plaza de toros de Málaga no podría ni imaginar que iba a ser el designado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para liderar el partido en Andalucía. De aquel mitin solo salió convencido, a la edad de 19 años, de afiliarse al PP, donde ha desarrollado una carrera meteórica, en la que ha sido concejal, diputado andaluz y nacional, presidente de Nuevas Generaciones y, en esta legislatura, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. (…) A los 23 años era el presidente de Nuevas Generaciones de Málaga. En 1995 decidió interrumpir sus estudios para concurrir en la lista de las municipales al Ayuntamiento de Málaga, en una candidatura que encabezó Celia Villalobos. (…) Continuó de diputado autonómico hasta 2000, momento en el que dio el salto al Congreso de los Diputados, aunque, paradójicamente, no en la candidatura de Málaga, sino en la de Cantabria. (…) En el Congreso se ha mantenido como diputado hasta 2011. Durante estos años, Moreno Bonilla fue ganándose la confianza de Mariano Rajoy, gracias, sobre todo, a la labor interna desarrollada en la sede nacional del partido en la calle Génova. (…) Junto el apoyo de Rajoy, este malagueño cuenta también con el del expresidente del PP-A, Javier Arenas. (…) Actualmente, Moreno Bonilla es secretario de Estado y, a pesar de esta intensa trayectoria política, ha encontrado tiempo para terminar sus estudios. Es grado (licenciado) en Protocolo y Organización de Eventos por la Universidad Camilo José Cela, y Titulado Superior Universitario en Protocolo y Relaciones Internacionales por la misma Universidad. Asimismo, es Master en Dirección y Administración de Empresas por la EADE, Master en Programa para el Liderazgo en la Administración Pública (IESE) y Master de Oro del Real Forum de Alta Dirección.

ABC, 11/02/2014

OTRA FORMA DE VERLAS

Así es la apuesta del PP para liderar Andalucía: un “joven” (espero que cuando yo tenga 43 años también me llamen joven) que lleva desde los 19 inmerso en los engranajes del partido, en donde ha pasado por casi todos los cargos. Eso sí, siempre ayudado por un “dedo” amigo, que, en la política española, tiene más poder que los votos de los ciudadanos. Por eso, no importó que no fuera elegido democráticamente para tener un escaño en la Cámara baja, ya que acabó entrando por la baja de un compañero, Manuel Atencia. Pero bueno, eso es un mal menor en un país en el que cargos como el de la Presidenta de la Junta o la Alcaldesa de Madrid no han sido votados por el pueblo.

Los medios, sobre todo obviamente los más conservadores, se han dedicado a alabar la carrera política de Moreno. Hemos seleccionado el artículo de ABC como podíamos haber hecho con el perfil que elaboró La Razón o incluso el de El País, aunque este no le dedica los mismos halagos que los otros dos. Es cierto que la carrera política ha sido meteórica desde que ingresara en el partido con 19 años. En estos 24 años, ha sido presidente de Nuevas Generaciones, concejal, diputado andaluz y nacional, y, hasta ahora, secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, cargo que dejará para intentar ser el nuevo Presidente de la Junta de Andalucía.

Pero la cosa cambia si nos fijamos en su currículum profesional. Más allá de las polémicas de cursos y estudios que han ido desapareciendo del mismo durante años, o de cómo se ha inflado algunos de sus logros, lo cierto es que Juan Manuel Moreno no tiene ninguna experiencia profesional, ni en empresas privadas ni en públicas. Su currículum en este sentido está más blanco que el de Ana Botella en el Foro de Davos. Pero vamos, que el de su principal rival político para alcanzar la Presidencia de la Junta tampoco es mucho más extenso. (No vamos a entrar en ello, pero resulta curioso que para ABC Susana Díaz sea “carne del aparato” y destaque que “no ha trabajado en nada que no tenga relación con la política” y Juan Manuel Moreno sea una persona experimentada con una “intensa trayectoria política”).

Si dependiera de su currículum profesional, tanto Juan Manuel Moreno como Susana Díaz tendrían muy crudo encontrar trabajo, y más en un país donde las colas del INEM se llenan de licenciados y doctorados con varias hojas de experiencia laboral en sus CV. Pero claro, en la política de este país no importan los estudios, ni la experiencia, y se cometen atrocidades como colocar como ministros de Sanidad a gente que no ha pisado un hospital, o de Cultura a gente que no ha ido a una obra de teatro ni conoce a los escritores españoles. Estamos en un país donde la “dedocracia” y el amiguismo puede más que la verdadera democracia (“poder del pueblo”, dicen que significa), una democracia a la inversa, como la define José Manuel Atencia en El País, donde vamos a votar a candidatos que ya han sido elegidos.

Gane quien gane, porque a día de hoy es muy difícil que haya un candidato que rompa ese bipartidismo PP-PSOE, tendremos como Presidente de la Junta a una persona que no sabe lo que es trabajar, lo que es ir con tu CV por empresas que te miran con lástima o incluso asco, que no han necesitado en su vida pasar una entrevista de trabajo, o estar pendientes de los chivatazos de puestos libres para encontrar un sueldo con el que sobrevivir. Y luego querrán que esas personas solucionen el problema del paro, cuando para ellos es sólo una cifra que les molesta en las encuestas de popularidad.