logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

¿Así son las cosas?
Martes, 27 Enero 2015 09:55

Los 5 motivos del adelanto electoral en Andalucía

Susana Díaz, durante un acto Susana Díaz, durante un acto Fuente: Junta Informa/ wikimedia.org
Por 

El domingo, Susana Díaz confirmaba oficialmente lo que durante toda la semana era un secreto a voces: habría elecciones anticipadas en Andalucía. La fecha prevista es el 22 de marzo, con lo que iniciará un año electoral de vértigo, en el que los andaluces acudiremos a las urnas hasta en tres ocasiones: para las autonómicas de marzo, para las municipales de mayo y para las generales de noviembre. Esta será la segunda ocasión en la que se adelanten unas elecciones en nuestra comunidad, tras el adelanto que tuvo lugar en 1996, dos años después de unas elecciones que supusieron el primer gobierno de Manuel Chávez. En aquella ocasión, el PSOE también tenía una mayoría minoritaria y sufría con la oposición del PP y de sus ahora socios, IU. ¿Cuáles son los motivos en esta ocasión que han llevado a Susana Díaz a adelantar las elecciones? En Andalucía Diversa te damos 5.

1. Unos socios incómodos

Es el motivo oficial, pero no por ello el fundamental. El PSOE andaluz no está acostumbrado a pactar. Casi todas las elecciones que ha ganado en Andalucía lo ha hecho por mayoría absoluta. En 2012, en cambio, el pacto era obligatorio, ya que fue la primera vez desde que se reinstauró la democracia en nuestro país que el partido más votado no fue él, sino el PP. Con Izquierda Unida como tercera y única alternativa, el pacto era imprescindible y claro. En otras ocasiones en las que había necesitado el apoyo de otro partido, el PSOE había recurrido al Partido Andalucista (que desapareció del Parlamento tras las elecciones de 2008) y, sobre todo, había otra diferencia clara: tenía dónde elegir. Ahora no, era pactar con IU o dejar la Junta, por lo que el partido de Diego Valderas tenía mucho más poder que un socio normal. Y eso, a la larga, se ha convertido en una convivencia política difícil e incómoda.

2. Golpe a Pedro Sánchez

A nadie se le escapa ya que el PSOE vive una guerra interna que lo tiene totalmente dividido. Todos los apoyos con los que contó el actual Secretario General, Pedro Sánchez, cuando fue elegido se han esfumado, y ahora le llueven puñaladas por la espalda de todos los pesos pesados del partido, que ven a Susana Díaz como un líder más fiable que él. Una victoria en las elecciones andaluzas le daría a Díaz el suficiente respaldo para asestar a Sánchez el golpe definitivo y confirmarse ella como candidata a la presidencia del Gobierno en las generales de noviembre. No en vano, llegaría con la vitola de ganadora, recuperando para el PSOE el bastión andaluz que perdiera (a nivel electoral pero no en la práctica) su antecesor en el cargo, José Antonio Griñán. Además, por otra parte, se avecina un auténtico carrusel electoral en el que el Partido Socialista puede perder cada vez más votos. Poniendo las elecciones en marzo, antes que el resto, Susana Díaz puede evitar una inercia negativa y aprovechar el tirón que aún tiene en Andalucía.

3. Miedo a Podemos

La formación de Pablo Iglesias se presenta como uno de los principales rivales a la mayoría absoluta que busca y desea el PSOE en Andalucía. Sin embargo, Podemos es todavía un partido en formación, y en nuestra comunidad no tiene la estructura necesaria para llegar a las elecciones de marzo con peso suficiente para discutirle a PP y PSOE el gobierno de la Junta. No sólo porque apenas quedan dos meses para la jornada electoral, sino también porque ésta será anterior a las municipales, con lo que se evita que Podemos y otros partidos minoritarios estuvieran ya dentro del sistema en algunos municipios. Está claro que los resultados de Podemos (si es que llega a tiempo para presentarse) no serán iguales en estas elecciones anticipadas de lo que lo serían si se celebrasen en 2016.

4. La sombra de los ERE

El caso de los ERE sigue estando ahí y es una de las principales bazas de la oposición para quitarle votos al PSOE. Sin embargo, el asunto judicial se encuentra ahora mismo pausado, con la jueza encargada de ello, Mercedes Alaya, pendiente de un ascenso que obligaría a traspasar este y sus otros casos a otro compañero. Entre todo este lío, daría tiempo a realizar las elecciones sin que se celebre el juicio ni que salgan más noticas del caso, por lo que Partido Socialista conseguiría su objetivo: que en la campaña electoral se hable lo menos posible de sus casos de corrupción.

5. Susana Díaz está segura de que va a ganar

Y este es el motivo principal. Cuando un partido convoca elecciones anticipadas es por dos motivos: porque le es imposible gobernar o porque está convencido de que va a ganar si las adelanta. Y en este caso predomina más lo segundo, ya que el pacto con IU ha funcionado hasta ahora e incluso contó con su apoyo para sacar adelante los presupuestos del año pasado, una auténtica prueba de fuego para cualquier Gobierno. Así que el anuncio de elecciones anticipadas se debe a que Susana Díaz y su equipo han debido hacer cálculos y consideran que éste es el momento de hacer elecciones y ganarla. La última vez, en 1996, les salió bien, ya que ganaron 7 escaños más que dos años antes, los mismos escaños que perdió precisamente Izquierda Unida. ¿Volverá a repetirse este año? Lo comprobaremos en un par de meses.