logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Convivencia

Convivencia

Cuando hablamos de convivencia entre culturas y religiones, nuestra propia historia, la historia de Andalucía, nos proporciona uno de los mejores ejemplos de cohabitación y respeto: Al – Andalus. En los tiempos oscuros de la Alta Edad Media, la luminosidad y el crisol de culturas andalusí se convirtió en el centro cultural y político de Europa Occidental. Hoy nos vamos a parar a comprender un poco mejor como eran aquellas relaciones sociales.
La convivencia o la coexistencia en ocasiones se rompe. Un sólo suceso aislado puede desencadenar que los ánimos se enciendan. Ha ocurrido en algunas localidades de Andalucía en su historia reciente.
Sami Naïr es politólogo, sociólogo, catedrático de Ciencias Políticas por la Universidad de París y por la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, y director del Centro Mediterráneo Andalusí en esta misma universidad, entre otros cargos que ostenta. Es, por tanto, voz más que autorizada para hablar de integración y de convivencia pacífica, algo que parece haberse agrietado tras los atentados de París y las réplicas consiguientes. Se habla de islamofobia, de miedo y odio a los musulmanes, pero el profesor Naïr considera que no se trata de una cuestión religiosa. “El problema de la integración no es un problema religioso, sino un problema social, político y cultural”.
Islam, judaísmo y cristianismo son las tres grandes religiones del Libro. Las tres profesan la fe hacia un único Dios y las tres tienen entre sus padres y guías a Abrahán e inspiran parte de su doctrina en lo que conocemos como Antiguo Testamento. ¿En qué coinciden y en qué se diferencian? En un contexto como el actual, con la violencia del radicalismo islámico y el rechazo a lo musulmán que surge tras cualquier atentado cabe pararse a reflexionar y a diferenciar entre quienes profesan una fe y viven según unas costumbres concretas y quienes con el argumento de la fe pretenden acabar con la convivencia y la libertad de quienes no tienen su mismo credo. Así son las cosas.