logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Educación Universitaria
Jueves, 26 Febrero 2015 08:57

3+2 = Una reforma a la que se opone toda la comunidad universitaria

Asamblea de estudiantes en el Rectorado de la Universidad de Sevilla, momentos previos a la manifestación del 26-F Asamblea de estudiantes en el Rectorado de la Universidad de Sevilla, momentos previos a la manifestación del 26-F Fuente: CADUS
Por 

La práctica totalidad de la Comunidad Universitaria se opone frontalmente a esta reforma universitaria, conocida como la "del 3+2": el alumnado, por parte de las asambleas de facultad se va sumando a este rechazo y el Sindicato de Estudiantes mantiene una huelga convocada en la educación superior; el profesorado, en su mayor parte, también la rechaza; el PAS, personal de administración y servicios, manifiesta su oposición a través de los sindicatos, que también se han adherido a la convocatoria de huelga. Incluso los rectores, a través de la CRUE, se han posicionado en contra, pero de forma más matizada. Alfonso Torres, secretario de comunicación del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (CADUS), nos ayuda a conocer los motivos de esta oposición del alumnado hacia esta reforma. Una más de tantas que se han producido en las últimas décadas.

Se trata de que las carreras tengan tres años de estudio de grado y los másteres tengan una duración de dos años. El argumento gubernamental es fortalecer las especializaciones y hacer unos planes de estudios más convergentes con Europa. El argumento del alumnado y sus familias es que con unos planes así, con dos años de máster, muchas personas no podrían afrontar los costes que suponen una carrera en la enseñanza pública -el coste del crédito de máster es casi el triple que el del crédito de grado-. Precisamente, en una rueda de prensa realizada tras la aprobación de esta reforma por el Consejo de Ministros, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, expone los motivos del gobierno para llevarla a cabo.

La comunidad universitaria se opone en su conjunto a esta reforma: el profesorado, que la rechaza por la falta de equidad que creen que traerá como consecuencia esta reforma y el PAS, el personal de administración y servicios, a través de las federaciones y áreas de enseñanza de los sindicatos. Incluso los rectores: un documento de la CRUE, la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas, muestra no sólo la oposición de los rectores a algunas partes de la reforma, sino también dudas técnicas acerca de cómo el Gobierno pretende desarrollar esta reforma en las universidades públicas.

Aunque la oposición más unánime y frontal llega desde quienes serían los más perjudicados por esta reforma: los estudiantes. De hecho, ayer, 25 de febrero, ha comenzado una huelga general en la educación superior, convocada por el Sindicato de Estudiantes, y que cuenta con el apoyo de sindicatos, asociaciones de profesores y otros colectivos en defensa de la enseñanza pública. En el siguiente vídeo de principios de mes, la secretaria general del Sindicato de Estudiantes, Ana Pérez, ofrece un análisis de la situación actual de la Universidad en España y explica los motivos para la convocatoria de huelga para los días 25 y 26 de febrero. [Fuente: RTVE.]

La oposición a la reforma universitaria, analizada con Alfonso Torres, representante del alumnado en la Universidad de Sevilla

Por parte del alumnado andaluz: ¿cuáles son los motivos que muestran una oposición tan unánime a esta reforma? ¿Cuál sería el modelo que requieren las universidades públicas andaluzas? Después de la huelga, ¿cuáles son los próximos pasos para articular la oposición de alumnos y alumnas a la reforma educativa? Un análisis desde dentro de la comunidad universitaria con Alfonso Torres, secretario de comunicación del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla, en el que participa en calidad de delegado del alumnado de la Facultad de Comunicación; también forma parte del Consejo de Gobierno de la Universidad de Sevilla.

A modo de resumen, el portavoz del CADUS expone estos motivos de la oposición del alumnado a esta reforma:
- "Llega sin consenso, por decreto ley en etapa de exámenes. No se ha consultado al Consejo de Estudiantes del Estado, no se ha consultado a las organizaciones estudiantiles donde estamos los distintos órganos más locales, las federaciones estatales de estudiantes... no ha habido ningun diálogo: decreto ley de la noche a la mañana."
- "Es una reforma terriblemente irreflexiva... aquí no se ha analizado la aplicación del Plan Bolonia, que tiene escasos seis años... ¿qué sentido tiene cambiar la estructura de los estudios con tan poco margen de maniobra respecto de la anterior reforma."
- "Es una reforma economicista. Para tener una formación completa se requiere más dinero, porque la tasa de máster es más alta y esto es un dato objetivo; es decir, la tasa de grado es de 12 euros el crédito y la mayoría de los másteres en Andalucía son de 35 euros el crédito."
- "Atenta contra la equidad, no sólo de las personas, sino tambien de los territorios."
- "No todo el mundo puede acceder a un máster, puesto que las plazas de máster son mucho menores que las plazas de grado."

En cuanto hacia las propuestas de una reforma que estuviese más cerca de las necesidades de los universitarios y universitarias de Andalucía, Alfonso Torres ofrece algunos apuntes: "Hay que orientar la universidad hacia lo que es: una escuela de democracia, no una fábrica de parados. La filosofía genérica que ahora ahora mismo impregna a la universidad es fundamentalmente mercantil, porque se está más pendiente de concursos y acciones de emprendimiento, que en un momento dado pueden ser positivas… ...Pero, por ejemplo, en las universidades españolas se omite completamente la necesidad de la participación estudiantil en la gestión universitaria, que está demostrado que es una herramienta a través de la cual aprender y enseñar. En ese sentido, una universidad mas democrática y que cuente más con los estudiantes en su gestión cotidiana sería una universidad que enseñaría más". Menciona a Paulo Freire: "una educación que se centrase más en lo informal, en lo popular, y no tanto en la 'titulitis'".

El representante estudiantil también ha señalado la posibilidad de una nueva huelga en la Universidad para el próximo mes de marzo.