logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Elecciones europeas 2
Miércoles, 21 Mayo 2014 11:05

Carlos Bautista: "A veces, el Parlamento Europeo ha sido ninguneado, pese al gran trabajo que hacen la mayoría de sus miembros"

Carlos Bautista Carlos Bautista Carlos Bautista
Por 

"En la actualidad, la ciudadanía vive desengañada de la política por los escándalos de corrupción que afectan a los grandes partidos". Si nos centramos en el interés por Europa, "la crisis económica ha desplazado el liderazgo de las instituciones hacia los países ricos, como Alemania, lo cual también afecta a la mala imagen que la población tiene hoy día de la Unión Europea". Carlos Bautista, ex parlamentario europeo, reflexiona sobre el papel de las instituciones comunitarias.

El domingo conoceremos los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo. Sabremos la composición de una cámara con 751 diputados que tendrán por delante 5 años de trabajo, proponiendo, debatiendo, denunciando, respaldando o rechazando las decisiones de la Comisión Europea. Representarán los intereses de más de 500 millones de ciudadanos y ciudadanas de 28 Estados miembros. El reparto de escaños está estipulado en los Tratados de la UE tiene en cuenta el principio de proporcionalidad: a más población, mayor número de eurodiputados. A España, en este sentido, le corresponden 54.

Las llamadas a la participación son constantes. Como venimos contando, la previsión de abstención es del 60%. La ciudadanía sigue percibiendo como lejanas unas instituciones que, pese a todos los esfuerzos y presupuestos invertidos, la mayoría sigue situando fuera de nuestras fronteras y alejadas de nuestros intereses. Más aún, teniendo en cuenta el papel que ha tenido el Parlamento Europeo hasta la fecha: casi un mero espectador de lo que sucede sin, a penas, competencias para tomar decisiones o reconducir algunas políticas europeas.Tratado de Lisboa

El papel del Parlamento, hasta el Tratado de Lisboa ha sido básicamente consultivo. Para algunas cuestiones hacía falta el respaldo del Parlamento, como por ejemplo, a la hora de decidir la entrada de un nuevo socio. Las leyes y normas que rigen el normal funcionamiento de la Unión, así como el presupuesto, también pasaban por el Parlamento, pero el papel de la Comisión y los propios estados miembros pesaba mucho más.

Este déficit democrático trató de ser corregido en el Tratado de Lisboa que otorga al Parlamento la responsabilidad de “elegir” al presidente de la Comisión. Los partidos políticos europeos han presentado a su candidato, de forma que los ciudadanos podemos saber a quién elegimos como presidente cuando depositamos nuestro voto en la urna.

Aún así, el Parlamento ha sido un foro fundamental para la puesta en común de problemas y búsqueda de soluciones.  Hemos conversado con Carlos Bautista Ojeda, parlamentario Europeo, del 1999 al 2003, del grupo Los Verdes/ Alianza Libre Europea, por el Partido Andalucista. Más que desinterés, él hablaba de "desencanto ciudadano", en especial hacia instituciones como el Parlamento que, pese al esfuerzo de los eurodiputados, "ha sido ninguneado" por las instituciones ejecutivas y poderosas de las Unión.

Carlos Bautista fue miembro de la comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y de la Delegación para las Relaciones con los Países del Magreb. Ambas cuestiones muy relevantes para Andalucía. En un contexto de crisis como el que vivimos, las instituciones parecen haberse diluido, pero este ex parlamentario, deja claro que el futuro de la integración está condicionado al modo en el que resolvamos la actual situación.

-->
-->