logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Elecciones europeas 2
Jueves, 22 Mayo 2014 01:57

La 'concepción' de una Europa unida

Imagen de un proceso en el Tribunal de la Haya Imagen de un proceso en el Tribunal de la Haya www.canverga.com
Por 

En la pasada edición repasamos el proceso de construcción europea que comenzó en 1951 con el nacimiento de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, germen de la Comunidad Económica Europea. Igualmente, desarrollamos algunos conceptos básicos sobre las dificultades que han supuesto las diferentes ampliaciones, para pasar de los seis socios fundadores a la actual Europa de los 27.

Sin embargo, de dónde proviene la idea de una Unión Europea, en qué momento de la historia los europeos comenzamos a plantearnos la posibilidad de unirnos.  

Lo primero que nos encontramos es un buen número de pensadores, especialmente a partir del siglo XVIII y XIX, que comienzan a desarrollar la idea de una Europa Unida como única alternativa a  los eternos conflictos que venían desangrando el continente desde hacía siglos.  

En ese sentido, encontramos apuestas por una la unidad de los estados nación que están naciendo en ese siglo (como Italia, Bélgica o Alemania), y ademásdesde diferentes ámbitos ideológicos:  
● Comte, principal referente de la filosofía positivista,  defendió la creación de una República Occidental que incluyese a Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia y España, y como asociadas las naciones escandinavas, Holanda, Bélgica, Portugal y Grecia.  
● Victor Hugo, por ejemplo, defendió que llegaría un momento en que las balas serían sustituidas por un gobierno europeo que sería elegido por sufragio universal.  
● Igualmente, Proudhon, en su crítica a la conformación de los estados nación como un elemento más del capitalismo, propone la configuración de una Europa Federal.
 
En este sentido, es curioso comprobar cómo desde dos ideologías contrapuestas como son el socialismo utópico de Proudhon y el nacionalismo italiano de Mazzini, uno de los padres del nacionalismo italiano, se confluye en una misma idea: la necesidad de caminar en la formación de una Europa Unida.  

En lo que se refiere a la creación de alguna institución, tratados entre países, hechos que respaldaran estas nuevas ideas el primer paso fue en 1898 al crear el Tribunal de la Haya, o Corte Permanente de Arbitraje, pensada para intentar desarrollar un organismo que pusiera coto a las disputas entre países. Incluso ese mismo año, el Zar Nicolás II llamó a una conferencia de paz a todos los países europeos, sin embargo, la evolución de los acontecimientos posteriores, especialmente el estallido de la I y II Guerra Mundial demostraron que a los gobiernos de los países europeos les quedaba mucho por aprender en la búsqueda de relaciones pacíficas entre países.  

Por otro lado, además del Tribunal de la Haya, durante la década de los 20 del siglo pasado, fundó la Unión Económica y Aduanera europea. En este sentido,
una vez más vemos como la intención de desarrollo económico va por delante de las intenciones políticas, y resulta más fácil poner de acuerdo a los gobiernos en el ámbito de la libertad comercial que en la conjunción de una voluntad política que venga a dar respuestas a los europeos y europeas, y no a sus conglomerados económicos.

Como cierre, y tras dos ediciones analizando desde el punto de vista histórico el proceso de construcción europea se fundamenta en dos puntos clave: Por un lado la necesidad de resolver conflictos entre países sin el uso de la violencia que había caracterizado siglos de relaciones entre naciones europeas, y por otro, la conciencia de que la situación económica predominante del continente necesita de una unión para conseguir mantener parte de la supremacía económica del continente frente a EEUU, la antigua Unión Soviética, ahora Rusia, y los países emergentes con China a la cabeza.

-->
-->