logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

EREs
Miércoles, 06 Mayo 2015 13:47

Los EREs frenados por la justicia

Manifestación contra el ERE de Coca-Cola Manifestación contra el ERE de Coca-Cola Flickr Ayuntamiento de Fuenlabrada
Por 

Los intentos de empresas como Coca-Cola de realizar despidos masivos amparados por la denominación de EREs se están encontrando con un problema inesperado. La reforma laboral del Partido Popular introducía la posibilidad de acogerse a un Expediente de Regulación de Empleo simplemente justificando una previsión de reducción en los beneficios, una puerta legal que están intentando aprovechar algunas empresas para realizar despidos indiscriminados de trabajadores y encima conseguir subvenciones públicas por ello. Sin embargo, en su afán de aprovecharse de esta circunstancia legal parece que han descuidado las formas, y son muchos los Juzgados que han rechazado ya varios EREs por irregularidades formales.

A pesar de que tenemos asociada la palabra ERE a casos de corrupción o a prácticas empresariales de dudosa ética, lo cierto es que se trata de una herramienta que busca el beneficio de los trabajadores. ERE son las siglas de Expediente de Regulación de Empleo, un procedimiento administrativo-laboral contemplado en la actual legislación española mediante el cual una empresa que demuestre estar en una mala situación económica puede suspender o despedir a sus trabajadores. El objetivo de los EREs es que el despido colectivo de trabajadores se realice respetando ciertos derechos de estos. Uno de los principales es la indemnización. En caso de ERE, cada trabajador tiene derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. El dinero de esa indemnización puede sacarse de un fondo público que los Gobiernos reservan para ayudar económicamente a empresas con dificultades.  

El problema viene cuando el Partido Popular realiza la reforma laboral e introduce cambios significativos a la hora de que una empresa pueda acogerse a un Expediente de Regulación de Empleo. Con la modificación, la empresa ya no tiene que demostrar pérdidas económicas, sino simplemente justificar una previsión de reducción en los beneficios. El cambio es bastante grande y además permite múltiples interpretaciones, lo que ha llevado a que muchas empresas intenten el camino del ERE para despedir a sus trabajadores y ahorrarse gran parte de sus indemnizaciones. Sin embargo, se han encontrado con la oposición de la Justicia, que desde la reforma laboral ha anulado la mitad de los EREs de las empresas alegando, en la mayoría de los casos, defectos de forma en los papeles presentados.

Algunos casos de EREs anulados por la Justicia

Sin duda, el caso más llamativo es el de Coca-Cola. Que una empresa de esta magnitud alegue problemas económicos para despedir a sus trabajadores es un poco locura, pero no ha sido este el argumento esgrimido por el juez para declarar nulo el proceso, sino la vulneración al derecho de huelga de los trabajadores de la multinacional, algo que, según el fallo, hace “innecesario” analizar el resto de dudas jurídicas planteadas sobre el despido colectivo. La empresa ha sido condenada a readmitir a los 821 trabajadores despedidos y abonarles sus sueldos.

Algo similar ocurrió con Tenneco. La multinacional estadounidense realizó un Expediente de Regulación de Empleo para despedir a toda la plantilla de la fábrica de Gijón y así poder cerrarla. Sin embargo, la Justicia anuló ese ERE y obligó a la empresa a readmitir a todos los trabajadores al demostrar que no hubo una negociación real y que el objetivo de la empresa fue siempre cerrar la fábrica sin escuchar las propuestas de los sindicatos. 

Otro de los casos más sonados fue el de la Radiotelevisión Valenciana (RTVV). El juez declaró que se habían vulnerado algunos derechos fundamentales de los trabajadores y que no había causas económicas para declararlo, lo que provocó la readmisión de cerca de un millar de trabajadores. Sin embargo, el asunto no terminó ahí, ya que poco después se anunciaba el cierre de Canal 9 y se iniciaba una época de incertidumbre que ha llevado al despido de 1.438 trabajadores seis meses después de dejar de emitir y a una batalla legal que aún no ha acabado.

Algo similar le pasó a otra Televisión Pública autonómica, Telemadrid. En este caso, el canal no cerró tras la sentencia pero está en una situación insostenible, con trabajadores que cobran sin ir a trabajar porque su puesto ha desaparecido y cientos de causas individuales abiertas.

Pero el antecesor de los EREs anulados en medios de comunicación lo tenemos en Andalucía, en el Grupo Joly, dueño de cabeceras como Diario de Sevilla, Granada Hoy, Málaga Hoy o La Opinión de Almería. Al igual que ocurrió con RTVV, la Justicia consideró que se habían vulnerado los derechos de los trabajadores y lo anuló. El caso se complicó aún más al investigar la Justicia la implicación de este ERE con el caso de corrupción que lleva la jueza Mercedes Alaya.

Sin irnos de Andalucía, uno de los ERE más significativos fue el que realizó el sindicato UGT. En esta ocasión, no se puede hablar de anulación, ya que la Justicia no ha rechazado la realización del Expediente de Regulación de Empleo, pero sí ha ordenado la repetición del juicio. Es decir, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía dio el visto bueno a los despidos y los consideró ajustados al derecho. Sin embargo, el recurso interpuesto por los trabajadores ha hecho que el Tribunal Supremo ordene la repetición del juicio al considerar que hay más pruebas para aportar al mismo. Lo mismo ha ocurrido con el ERE del Ayuntamiento de Estepona (Málaga).

Otros casos de EREs anulados por la Justicia son los de Alstom, en el que el juez consideró que no estaba suficientemente demostrada el bajo rendimiento productivo; Roca Sanitario, que afecta a 227 trabajadores de Alcalá de Guadaíra (Sevilla); SEDES, empresa semipública asturiana al que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias acusó de actuar de mala fe; Tradisa, empresa catalana de transportes que frenó un Expediente de Regulación de Empleo para presentarlo de nuevo una vez aprobada la reforma laboral; o el de Vaersa, empresa pública valenciana a la que los juzgados han rechazado hasta dos EREs por defectos de forma y negar información a los sindicatos.

EREs aprobados por la Justicia

Sin embargo, también ha habido casos de EREs respaldados por la Justicia, o anulados y después avalados, como pasó con Liberbank, al que la Audiencia Nacional anuló su Expediente de Regulación Temporal de Empleo por vulnerar la libertad sindical para meses después ser avalado por este mismo organismo. Otro ejemplo de empresa que se sale con la suya es el de la multinacional de telecomunicaciones Ericsson, que fue el primer caso de empresa con beneficios que veía aprobado un ERE por la Audiencia Nacional. Esta sentencia favorable ha hecho que la empresa se plantee un nuevo despido masivo de trabajadores en España para este 2015.

En Andalucía nos encontramos con el caso del Ayuntamiento de Jerez de la Frontera, al que el Tribunal Supremo declaró como “ajustado al derecho”, fallando esta vez a favor de la empresa que despedía. Actualmente, la última esperanza de los trabajadores despedidos pasa por los juicios individuales que ya se han empezado a celebrar.   

 

-->
-->