logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Exclusión Social
Jueves, 13 Noviembre 2014 07:11

Cristóbal Sánchez: "Sólo el 35 por ciento de la población está realmente incluida socialmente"

Cristóbal Sánchez Blesa Cristóbal Sánchez Blesa Solidarios
Por 

La pobreza y la exclusión social ha crecido durante los últimos cinco años de forma considerable, según los datos del Informe FOESSA, que incluye fuentes de organismos públicos. Como señala Cristóbal Sánchez Blesa, presidente de la ONG Solidarios, aproximadamente sólo 1 de cada 3 personas en España se considera en condición de una "integración plena" dentro de la sociedad.

Cada cierto tiempo, la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada), publica un estudio -el séptimo es aún reciente- llamado 'Informe sobre exclusión y desarrollo social en España', más conocido como 'Informe FOESSA'. En él se apuntan cifras y datos, cuando menos, preocupantes. Además del señalado anteriormente, en lo relativo a la exclusión social, 1 de cada 4 personas sufren este problema, 1 de cada 3 si es menor de 30 años. Hay más cifras, por ejemplo que la renta media por persona al año ha descendido unos 1.000 euros. O que España es el tercer país europeo, tras Grecia y Rumanía, donde la pobreza alcanza a un mayor porcentaje de la población. En nuestro caso, en torno a un 22 por ciento. También que ha aumentado, en más del doble, el número de personas desempleadas que llevan más de un año buscando empleo; o que el porcentaje de hogares con todos sus miembros desempleados es cuatro veces mayor. El número de ejecuciones hipotecarias, dígase desahucios, era de unas 25 mil en 2007 y en 2012 superaba las 90 mil.

En relación al dato destacado en el titular, el informe clasifica los grados de exclusión en cuatro diferentes: la integración plena, la integración precaria, la exclusión moderada y la severa

.

Del 2007 a la actualidad hay un 15 por ciento menos de personas que se encuentran dentro de la integración plena; la misma proporción, aproximadamente, en la que ha aumentado el número de personas excluidas. Así, a día de hoy en España, hay un 35 por ciento de personas dentro de la "integración plena", un 40 por ciento dentro de la "integración precaria" y un 25 por ciento en situación de exclusión. Dentro de la exclusión se encuentran una de cada 10 personas. En términos absolutos, son casi cinco millones en el conjunto del Estado. Su nivel de renta, su empleabilidad, o su capacidad real de acceso a servicios básicos como sanidad o educación son algunos de los indicadores que determinan el grado de inclusión o exclusión social en el que se encuentra una persona.

Son unas cifras que por sí solas no muestran completamente las consecuencias y las situaciones adyacentes a estas cifras. Para conseguir una mejor comprensión y un análisis más completo del alcance de la inclusión social en España, contamos con la participación de Cristóbal Sánchez Blesa, presidente de la ONG Solidarios, una entidad que conoce de primera mano el reflejo de la exclusión em la sociedad y promueve proyectos de inclusión social.

"Vivimos en una sociedad menos igualitaria y más injusta que hace unos años". Es una interpretación general, pero ajustada a los datos que ofrece el referido estudio. "Los pobres de hace 10 años siguen siendo pobres hoy. Es más, si los pobres han tenido hijos, lo mas probable es que los hijos de esos pobres vuelvan a ser pobres. Eso también lo argumentan en este informe de una manera contundente y una de las recomendaciones finales que hacen es romper esa cadena intergeneracional que hace que los pobres traigan al mundo otros pobres. Eso no es justo. Eso no es vivir en una sociedad de oportunidades. Algo pasa. No puede ser un problema achacable a esas personas concretas cuando estamos hablando de una cadena social de pobreza".

Además, señala causas no sólo coyunturales, sino estructurales, relacionadas con el sistema de impuestos a la renta. "El sistema de recaudación fiscal actual no redistribuye bien la riqueza, hace que unos tengan más dinero que otros y que cuanto más dinero tengas, más dinero sigas teniendo; y cuanto más pobre eres, más pobre sigues siendo. Eso hay que romperlo, no es una cuestion de ideologías; es una cuestion de que en Europa, con unas ideologías o con otras en el poder, tienen, en general, otro sistema de distribución que hace que casi todos los países tengan una posibilidad de igualdad mayor de la que tenemos aquí"

-->
-->