logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Libertad de Expresión
Miércoles, 04 Febrero 2015 10:46

Carnaval de Cádiz: la libertad de expresión popular

Cartel Carnaval 1926 Cartel Carnaval 1926 en.wikipedia.com
Por 

El Carnaval en general, y el carnaval de Cádiz en particular, es una de las tradiciones folclóricas que mejor representa la necesidad de un pueblo de liberarse, siquiera por unas semanas, del yugo opresor y lanzar al viento, y a los oídos que lo quieran escuchar, una imagen real, sarcástica, ácida y crítica de la realidad que nos rodea. Sin embargo, este prodigio de libertad de expresión, aunque siempre ha estado en la base del carnaval gaditano, se ha encontrado con la oposición de los distintos gobiernos y regímenes de la historia de España, que nunca aceptaron ser el blanco de la voracidad de la crítica popular.

Son muchas las fuentes que pretenden emparentar la celebración carnavalesca con otras fiestas grecorromanas, como las Saturnales, retrocediendo la costumbre mucho más atrás de lo que indicaría la propia esencia religiosa. Sin embargo, desde los trabajos de Pio Caro Baroja, se reconoce a esta tradición popular como una fiesta inherentemente cristiana, ligada a la correlación de tiempos eclesiásticos.

Así, encontramos ejemplos del carnaval en la ciudad de Cádiz, con las principales características que lo definen en la actualidad, desde la Edad Media (enlace en el que se explican los orígenes medievales del Carnaval de Cádiz). Siempre como una explosión de libertad popular y de ataque a los poderes establecidos.

Precisamente estos poderes son los que se negaron a reconocer esta festividad arraigada entre la población durante siglos, y no es hasta finales del siglo XIX, en 1889, cuando el alcalde Eduardo Genovés, bajo el afán de intentar controlar en lo máximo posible la crítica social, ordena que las agrupaciones se inscriban en un registro municipal, donde se establece una censura previa a las letras de las comparsas.

Con la llegada de la Guerra Civil, el carnaval gaditano, y el del resto de municipios, queda suspendido, y así permanecerá, hasta que en el año 1948, el gobernador civil Rodríguez de Valcárcel permita la actuación del coro ‘La Piñata Gaditana’, lo cual ayudaría a que finalmente en 1950 se establecieran las Fiestas Típicas Gaditanas.

Unas celebraciones que se trasladaron a mayo para evitar que se relacionaran lo máximo posible con el carnaval y su tradición de crítica social. En estas fiestas, además de la censura previa que dominaba todo el régimen franquista, se prohibió durante los primeros años la actuación de cualquier agrupación que no fuera un coro y sólo permitía que se disfrazaran los miembros de las agrupaciones. Compartimos este vídeo obra de Sebastián Gallardo que nos devuelve el sabor de esos carnavales del franquismo y el triple sentido de las letras de Paco Alba.




Poco a poco, tal y como ocurrió en el resto del país, la censura previa se fue confiando, que no relajando, y la actividad crítica de estas agrupaciones explotó con la llegada de letristas inolvidables para el presente, pasado y futuro de esta tradición como son Paco Alba o Enrique Villegas, ambos referentes para los actuales letristas y cuyas letras y tipos suponen un tesoro para la historia y cultura andaluza.




Para ampliar información sobre el Carnaval de Cádiz, puedes consultar las recientes entradas del blog 'Descendientes de Orce' y la edición del pasado año: #CarnavalAD

-->
-->