logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Libertad de Expresión
Jueves, 05 Febrero 2015 10:03

Informar continúa siendo una labor arriesgada y puede salir caro

Investigación periodística, la labor informativa más arriesgada Investigación periodística, la labor informativa más arriesgada Pixabay
Por 

La labor de recopilar información y hacerla llegar a otras personas, de forma más o menos masiva, conlleva lidiar con dificultades, barreras y riesgos. Siempre hay personas o grupos de personas con interés en que haya ciertas cosas que la opinión pública no sepa o conozca. La información es poder, por ello, los grupos que aspiran al poder también aspiran a monopolizar el mensaje o conseguir, al menos, que su voz suene con más fuerza y alcance que las demás y silenciar las otras.

La Libertad de Expresión y Libertad de Prensa -o de difundir información veraz- son dos conceptos que guardan una relación muy estrecha. Tanto, que pueden representar lo mismo. La Constitución Española reconoce estos dos derechos como fundamentales y los incluye en el mismo articulo (art.20). De hecho, cualquier sistema democrático representativo, desde el siglo XIX, reconoce estos dos derechos de la ciudadanía y, más aún, su reconocimiento y protección son indispensables para que una democracia pueda llamarse como tal. De hecho, ya desde la configuración de las democracias liberales decimonónicas, se reconocía a la prensa la función de "perro guardián", de cuarto poder que vigilase el funcionamiento de los otros tres (legislativo, ejecutivo y judicial) y garantizase que la democracia fuese más que un concepto teórico.

Aunque se trata de un derecho fundamental en la mayoría de las legislaciones occidentales actuales, también son hechos históricos los intentos por parte del poder político y económico para limitarla o censurar ciertos temas en determinados lugares y momentos. En el caso del Estado español, se encuentra en trámite parlamentario la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana que restringe y castiga algunas formas de expresión social y de difusión de información. Sin haber entrado aún en vigor ya se la conoce como 'Ley Mordaza' y ha levantado la oposición de numerosas organizaciones políticas, sociales y profesionales.

En otros lugares del mundo, la situación es mucho arriesgada para la persona que realiza una labor informativa, tanto en lo jurídico como en lo práctico, y puede tener consecuencias fatales. 69 periodistas, 11 colaboradores y 19 net-ciudadanos muertos en el año 2014. Sólo en un mes de este año, 2015, ya han sido asesinados 8 periodistas, lo que ya anuncia un posible incremento de la cifra respecto a la del año pasado. Morir es un riesgo que deben asumir los periodistas y ciudadanos que realizan o colaboran en la labor informativa. Otro riesgo es acabar entre rejas: a enero de 2015 se contabilizan 165 periodistas, 13 colaboradores y 178 internautas encarcelados. Y esto no ocurre sólo en países considerados como dictaduras, sino también en sistemas democráticos.

España se encuentra en el puesto 33 de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2014, justo por debajo de Eslovenia y justo por encima de la Organización de Estados del Caribe Oriental. Todos estos datos están obtenidos de los informes que realiza Reporteros Sin Fronteras, una organización fundada en Francia hace 30 años y que realiza una labor de denuncia constante de los casos de personas que sufren represalias por su labor informativa. Del estado de la libertad de prensa, en lo local y en lo global, hablamos con Rafael Maturana, secretario general de RSF-España.

"El que tengamos periodistas que ya no tienen que ir con escolta y que no estén amenazados hace que estemos en una situación mucho mejor. Si tenemos que compararlos tanto con países que están en guerra o países que tienen conflictos de intereses que también se persiguen a los periodistas, pues hay una grandísima diferencia". En referencia precisamente al puesto que España ocupa dentro del ránking, Rafael Maturana señala el motivo principal por el cual ha mejorado la salud de este país en cuanto a la Libertad de Prensa. Una situación que no se puede comparar con la del primer puesto de la lista, Finlandia "ya nos gustaría a nosotros tener la salud en la libertad de prensa que tienen allí", pero tampoco con la de países en situaciones de conflicto.

Pluralismo, independencia de los medios, entorno y autocensura, marco legislativo, transparencia e infraestructura. son los parámetros que se utilizan para evaluar para determinar la nota en Libertad de Prensa de cada país. Una nota que podría reducirse en el balance anual que contemple la aplicación de la 'Ley Mordaza': "Creo que todo esto hay que trasladarlo al día y a la calle, porque muchas veces cumplir las leyes en su más estricta legalidad es complicado… ... creo que la ley va a penalizar a los periodistas y les va impedir en determinados casos la misma información que se hace ahora y eso también va a penalizar al propio país en nuestra informe".

Este nuevo marco legislativo aún no se ha comenzado a aplicar y resulta aventurado determinar sus consecuencias, aunque cabe preguntarse: ¿en qué medida puede condicionar la labor periodística el nuevo contexto? "Va a ser más complicado, creo que también por todos los casos que hemos tenido este año, que ha sido un año muy duro de corrupción y de escándalos, para que no sigan saliendo tantos casos. Eso va a hacer que no puedes investigar y no puedas decir todo lo que quieres, porque al final lo que van a hacer es tocarte en el bolsillo, con multas muy importantes que algunos medios de comunicación las podrán acometer, pero si eres un freelance o si eres un periodista que trabajas para un medio más humilde te lo pensaras muy mucho y en muchos casos puede existir autocensura".

-->
-->