logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Libros
Miércoles, 23 Abril 2014 19:56

Eduardo Jordá: "La vida de un escritor es muy dura"

Eduardo Jordá Eduardo Jordá María Rubin
Por 

En España se editan cada año más de 200 millones de libros, repartidos en unos 80.000 títulos individuales. De ellos, un poco más de la mitad, corresponden a primeras ediciones, a nuevos títulos. Sin embargo, una cosa es publicar un libro y otra muy distinta que la gente lo lea y te paguen por ello. Por eso, hoy nos queremos preguntar si se puede vivir de la literatura en nuestro país.

Obviamente, hay casos que demuestran que sí, que se puede ganar mucho dinero escribiendo libros. Son los casos de los autores de bestsellers, como Arturo Pérez-Reverte, Carlos Ruiz Zafón, Julia Navarro, Almudena Grandes, Eduardo Mendoza y un largo etcétera que ven cómo sus libros se venden por miles en las librerías. Pero ellos son minoría, casos aislados, como nos comentaba nuestro invitado en el programa, Eduardo Jordá, que afirmaba que “en los últimos 30 ó 40 años” casos como los de Ruiz Zafón o Julia Navarro “ha podido haber 20 ó 30”.

Eduardo Jordá es escritor y poeta, nacido en Palma de Mallorca, pero andaluz de adopción porque lleva muchos años afincado en Sevilla. Entre sus obras encontramos novelas y libros de relatos como Playa de los alemanes, Pregúntale a la noche o Yo vi a Nick Drake, su último libro publicado hasta el momento; poemarios, como La estación de las lluvias o Mono aullador; y también libros de viajes, donde deja constancia de sus múltiples experiencias vividas, como Tánger, Norte Grande. Viaje por el desierto de Atacama o Lugares que no cambian. A pesar de su larga lista de obras publicadas, Eduardo nos confesaba que es muy difícil ganarse la vida como escritor en nuestro país. “La vida de un escritor es muy dura”, comentaba Eduardo. “Si somos realistas, no se puede vivir de la literatura, a menos que tengas muchísima suerte, que es algo que ocurre en poquísimas ocasiones”.

Por eso, él, para ganarse la vida, combina el publicar libros con otros trabajos relacionados con la literatura, como las traducciones (su último trabajo es la novela de James Salter, Todo lo que hay), el periodismo (Eduardo ha colaborado con artículos en varios periódicos, como ABC Cultural, Diario de Mallorca o actualmente en Diario de Sevilla), o la formación, algo que él lleva años aplicando con los Talleres de Narrativa que realiza anualmente. Aunque también recordaba que “para dar clases de narrativa hace falta tener una cierta empatía que no todos los escritores tienen”, poniendo como ejemplo el temperamento de un escritor tan conocido como Samuel Becket.

En cuanto a estos talleres de narrativa, Eduardo destacó que son necesarios no sólo a nivel creativo, sino también para todos esos trabajos, como funcionarios o policías, que “están obligados cada día a redactar miles de partes, informes, memorándums y todo ese lenguaje, para ser efectivo, tiene que estar bien redactado.” Puso como ejemplo el atestado de un accidente, que “si está mal redactado, es posible enviar a un inocente a la cárcel o que el culpable se vaya de rositas”.

Para escribir bien “sólo se necesitan ganas”, nos confesó Eduardo Jordá. “Hay luego una serie de requisitos técnicos, pero el primer requisito es el deseo de escribir”. No se necesita ningún estudio reglado, lo único que te ayuda a escribir es “tener experiencia de la vida, es haber vivido las suficientes cosas como para tener algo que contar.

Si a pesar de todo a ti también te ha picado la maldición de la literatura y estás interesado en ser uno de esos locos insensatos que se quieren ganar la vida con ella puedes apuntarte al Taller de Narrativa de Eduardo Jordá. Pide información en la web de la Casa de la Provincia.

-->
-->