logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Medios Comunitarios
Miércoles, 05 Noviembre 2014 14:30

Medios de comunicación de masas y propiedad en los siglo XIX y XX

La Vanguardia. Siglo XIX La Vanguardia. Siglo XIX www.commons.wikipedia.com
Por 

El análisis histórico de esta edición, dedicada a los medios comunitarios, nos ha sugerido revisar la historia del periodismo para descubrir, primero, cuándo comienzan a considerarse como tal los que hoy denominamos medios de comunicación de masas, y segundo, cuál es la relación entre esos medios y la influencia social derivada de su acción comunicacional, y los intereses, económicos o políticos, de sus propietarios, sean privados o públicos.

La primera de estas cuestiones nos lleva, como en la mayoría de las ocasiones, a la Revolución Industrial. Más allá de las derivadas de los avances tecnológicos registrados en aquella época, imprescindibles para comprender estos cambios, nos queremos fijar en el nacimiento de la opinión pública, limitada en el interés de los medios durante los siglos XVIII y XIX a las clases burguesas adineradas, y que poco a poco, con los avances en la alfabetización de la población se fue generalizando a las clases populares.

Esta opinión pública nace junto a un proceso de cambios en la esfera política por los cuales pasa de individuo a ciudadano, tomando interés y interactuando con los élites del poder para conseguir sus objetivos, cuantificados en las mejoras sociales y económicas que logren satisfacer sus aspiraciones personales dentro de la lógica del sistema liberal imperante.

Así, con los medios necesarios para una producción masiva de la información y una naciente audiencia hambrienta de tomar noción de la realidad que la rodea, los medios de comunicación de masas pasan a formar parte, como una pieza esencial, de la dinámica de los sistemas liberales que se imponen en toda Europa durante el siglo XIX. Más aún durante el siglo XX al sumarse la radio, la televisión y haberse desarrollado los primeros estudios sobre la influencia de los mensajes de estos medios y las acciones y cambios provocados en la audiencia.

Este proceso de creación de contenidos informacionales responde a esta necesidad de consumir información por las clases medias dominantes, sin embargo, desde prácticamente el inicio, el movimiento obrero, que naciera en la Inglaterra del siglo XIX y que se consolidaría la aparición de corrientes como el socialismo científico o el anarquismo, siempre tuvo un especial interés por la creación de medios de comunicación de masas (en el siglo XIX medios impresos, y posteriormente radio y televisión) que respondieran a los intereses informativos de la naciente clase obrera, ya que, como venimos repitiendo, los medios de comunicación de masas, nacidos bajo la óptica liberal y la mayoría de ellos en manos privadas, se han convertido en la mayor parte de los casos en voceros del sistema económico-política dominante, en este caso el liberalismo económico.

Interés público vs Interés Privado

Llegados a este punto, cabe destacar la principal disfunción que siempre ha sido criticada a la acción de los medios, ya que al ser de propiedad privada, siempre han imperado los intereses económicos y políticos de los propietarios de los mismos por encima del bien general e interés público que debieran regir las informaciones aparecidas.

Sin embargo, durante buena parte del siglo XX, especialmente durante la primera mitad, aunque en España este periodo se alarga hasta 1975, los medios de propiedad pública que fueron naciendo de forma paulatina para realizar una contrapeso a estos intereses privados, tampoco respondían a las necesidades de la ciudadanía, ya que en la mayoría de las ocasiones sus contenidos e intenciones tenían como base los criterios políticos del gobierno de turno, o en el caso de España, del régimen dictatorial de turno. De hecho, tan importante fue las decisiones a tomar sobre los medios de titularidad pública de los que disponía el franquismo, que la primera sentencia del Tribunal Constitucional Español se refería precisamente a ellos.
No encontraremos un caso de medios de comunicación de propiedad pública que escape al control de los intereses del Gobierno hasta la aparición de la BBC en Inglaterra en 1922 y su asimilación por parte del Estado unos años más tarde en 1927.

A partir de este momento, la BBC pasa a ser un referente de medio público totalmente independiente del Gobierno, especialmente a partir de la inclusión de impuesto por el cual se financie directamente el grupo público, una de las únicas formas de asegurarse una independencia de los poderes políticos por un lado, y de los intereses económicos de las empresas privadas por otro.

-->
-->