logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Accesibilidad
Jueves, 23 Junio 2016 13:28

Accesibilidad en los espacios comunes

Arquitectura y Diseño Accesible Arquitectura y Diseño Accesible www.diseñoaccesible.es - Wikimedia
Por 

Que los espacios compartidos puedan ser disfrutados por la mayor parte de las personas, sin que sus circunstancias físicas o psíquicas resulten un impedimento, es un principio que la mayor parte de la población observa necesario y en el que abundan las buenas intenciones. Otro asunto es que se materialice en las calles, edificios, instituciones, dispositivos...

Accesibilidad en el espacio urbano

El informe Seguridad, accesibilidad y calidad ambiental en los espacios urbanos peatonales de las ciudades andaluzas, del Defensor del Pueblo Andaluz, señala que prácticamente ningún municipio posee un plan que, con una visión integral, contemple las condiciones de seguridad para quienes circulan por el espacio peatonal. Este informe señala también que, salvo excepciones, no han aportado ninguna información o dato al respecto. O que se trata de planes de movilidad urbana o sostenible, seguridad vial urbana o accesibilidad del transporte público. Pero no existen planes de accesibilidad contemplados desde una perspectiva integral.

Caídas provocadas por el mal estado de la acera o del mobiliario urbano, señalizaciones, tapas de alcantarillado en mal estado o sin colocar. O ubicaciones mal planteadas. Muchas pueden ser las causas de accidentes provocados por una accesibilidad deficiente de algunos espacio de las ciudades. También que los veladores de los bares no impidan el paso de personas, que las señalizaciones sean adecuadas o que el propio mobiliario urbano esté en un buen estado de uso y configurado para evitar accidentes y que pueda ser disfrutado por el conjunto de las personas que lo habitan, sin importar el tipo o grado de discapacidad que puedan tener.

Quienes más sufren estas deficiencias del espacio urbano son las personas con movilidad reducida, para quienes unas escaleras o un simple bordillo puede resultar un auténtico problema cotidiano que limita necesidades vitales de socialización. Y es que una ciudad accesible en cuanto a la movilidad no es solo aquella que elimina las barreras arquitectónicas, sino también la que tiene bien delimitado el espacio para los peatones, los vehículos a motor y otros tipos, como las bicicletas y vehículos lentos de motor eléctrico.

Accesibilidad en las telecomunicaciones

El espacio virtual conforma una parte cada vez más clave en la vida de las personas. En este sentido, el concepto de brecha digital, como capacidad de acceder a las TIC, es otro punto a tener en cuenta en cuanto a la sociedad del siglo XXI.

En este sentido, el trabajo, la relación con las administraciones e incluso las relaciones humanas están basadas en el uso de estos dispositivos. Para una persona que quiera vivir de forma plena en el mundo actual, el hecho de que se vea dificultado el acceso a estos tecnologías provoca un hecho cada vez más diferencial respecto a quien puede hacerlo normalmente.

El acceso a la lectura o a los ordenadores para las personas con problemas de visión o el uso de los teléfonos móviles para personas con discapacidad auditiva es algo más difícil, pero también algo que con voluntad y tecnología puede ser superado. En esto, el apoyo social y público es fundamental para que se desarrolle. La Junta de Andalucía edita el Catálogo de Productos de Apoyo Asociados a las TIC. Sin embargo, el precio de muchos de estos productos es elevado y el poder adquisitivo de las personas o de las familias que quieran adquirir uno de ellos puede ser determinante, más aún en un contexto de recortes. 

Para una inclusión plena no basta con estos recursos públicos, sino que se hace necesaria una política integral en relación a la accesibilidad. O al menos, de forma sectorial pero completa. Y es que la brecha de la accesibilidad se hace patente con algunos datos que pueden aparecer desconectados pero sumados ofrecen una óptica del resto que puede ser el día a día para una persona con algún tipo de discapacidad. Por ejemplo, media hora es la media, valga la redundancia, de tiempo diario de TV con lenguaje de signos.

Accesibilidad laboral

El Observatorio de la Accesibilidad Universal en los Centros de Trabajo en España 2015 pone precisamente en los centros de trabajo el pilar de la accesibilidad entendida como herramienta de inclusión social. De hecho, la primera conclusión de este observatorio es que existe una clara correspondencia entre las empresas o centros de trabajo con una adecuada gestión y cultura corporativa relacionadas con la accesibilidad universal e inclusión laboral de las personas con discapacidad y la accesibilidad universal de sus entornos de trabajo.

La tasa de actividad laboral de las personas con discapacidad según el Observatorio Sobre Discapacidad y Mercado Laboral  se sitúa en el 37 por ciento, lo que supone 40 puntos menos que la correspondiente al resto de la población. Esa cifra tan baja responde a varias razones. Innegablemente, existen razones de tipo educativo que condenan a estas personas al empleo en las ocupaciones más elementales y se convierte en un frente abierto para nuestro colectivo. También se encuentran otras derivadas de la falta de conocimiento sobre gestión de la accesibilidad universal por parte de las empresas.

La accesibilidad universal es un concepto no muy conocido en el mundo empresarial, sin embargo, está directamente relacionado con disciplinas como la ergonomía o la prevención de riesgos laborales que muchas empresas, ya sea por obligatoriedad o por mejora de las condiciones laborales, implantan. Actividad laboral y accesibilidad universal van de la mano, pues la aplicación de los criterios de la segunda posibilitan entornos, productos y servicios, físicos o virtuales que facilitan el acceso y mejoran el desempeño de las funciones de todos los trabajadores.