logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Alimentación y Salud
Jueves, 26 Mayo 2016 10:07

La dieta mediterránea. Un crisol de culturas.

Dieta Mediterránea Dieta Mediterránea José Miguel Pérez Buenaño
Por 

El mediterráneo no solo supone un crisol de culturas. Cuando hablamos de dieta mediterránea se nos viene a la cabeza multitud de productos de procedencia dispares. Por ello vamos a navegar por el mediterráneo para conocer la procedencia de distintos productos habituales en la dieta mediterránea hasta llegar al día de hoy.

Ver las cosas desde un prisma histórico plantea un estilo de vida algo distinto a los demás. Cuando hablamos sobre dieta mediterránea para nosotros los historiadores se nos viene a la cabeza buscar el porqué de la existencia de estos productos en nuestros menús. Cereales cómo el arroz, legumbres como los garbanzos, hortalizas como las zanahorias, vegetales como las berenjenas o frutas como las ciruelas o los tomates son parte de la dieta mediterránea, pero también nos muestra cómo se relacionaron los pueblos desde la antigüedad hasta hoy en día. 

Cada uno de estos productos que hemos nombrado tienen una procedencia dispar que a día de hoy parece imposible que no estuvieran desde un principio en nuestra dieta. Las civilizaciones que surgen en la cuenca mediterránea, la grecorromana o la egipcia desarrollan su alimentación entorno a la triada mediterránea. Esto no es otra cosa que la vid, el trigo y el olivo. Gracias a ello estos pueblos se desarrollarán de una forma hasta antes nunca vista.
Pero claro, no estamos solos. Si por algo se ha caracterizado el mediterráneo ha sido por la interrelaciones entre los pueblos que vivían en la costa y el interior. Lo que consideramos como la cuenca mediterránea. Como cabe esperar se comenzó a desarrollar en la zona oriental, más próxima al surgimiento de la agricultura en el valle del Tigris y del Éufrates. Con estas civilizaciones que habitaron en la costa oriental del mediterráneo encontramos productos como cereales y legumbres. Uno de los primeros cereales será la avena, para posteriormente aparecer el trigo. Pueblos como los griegos, romanos, fenicios, aportan lo que se conoce como la trilogía mediterránea: Vid, olivo y trigo. O en su forma de alimento, Vino, aceite y pan. Aquí podemos centrar el origen de la dieta mediterránea, pero esto es solo el principio.
Con la desaparición del Imperio Romano y la llegada de los pueblos germánicos, o bárbaros, como eran conocidos, se introducen algunos elementos en la dieta de los pueblos de la cuenca del mediterráneo europea. Debido al carácter de estos pueblos, sobre todos aquellos que practicaban una vida nómada, su dieta se desarrollaba entorno a lo encontrado entorno al bosque. Caza, pesca, ganadería de montaña, frutos silvestres. Esto abrió la puerta a la configuración de nuevos productos, tales como la cerveza, ya que estos no empleaban el grano de trigo para hacer pan, sino el líquido dorado. No obstante gracias a las órdenes monásticas no se abandonó la triada mediterránea y el aceite, el pan y el vino siguieron siendo lo más representativo de su gastronomía, evidentemente junto a carnes y peces de las distintas zonas. Aun así la conjunción de las dos culturas fermentará en un nuevo modelo gastronómico fundamentado en lo agro-silvo-pastoril.

origen celiacos
No obstante la dieta mediterránea se vería enriquecida nuevamente por la preponderancia de nuevos pueblos en la cuenca mediterránea y gracias a la introducción de nuevos elementos llegados desde Asia y América. El mundo árabe supuso muchos avances para la agricultura, como las cosechas de regadíos, pero también consiguieron sacar el máximo partido a productos ya existentes en la gastronomía mediterránea. Gracias a ellos podemos hablar de la popularización de ciertas especies que previamente solo se consumían en temporadas, y debido a lo difícil de conseguir, solo se lo podía permitir quienes pertenecían a las clases más altas. Es el momento de la expansión de productos dispares como almendras, naranjas, azúcar, arroz, granadas, limones, espinacas, especias y multitud de productos que comenzaron a formar parte de la dieta de todas las personas. Son los musulmanes los que aportan una importancia a la nutrición, a la dieta. Podemos encontrar los primeros recetarios y recomendaciones para comer de forma saludable.
El descubrimiento de América y la mejora en las comunicaciones con Asia es otro de los grandes hitos que planean sobre la dieta mediterránea, enriqueciéndola y llevándola hasta lo que es hoy. Algo tan esencial para nosotros como el tomate y la patata, algo tan conocido por nosotros y como muy bien sabemos, no llegó hasta nuestras mesas hasta el siglo XVI, y su uso habitual no se dio hasta bien avanzado el siglo XVII. Pero no solo fueron estos dos productos, cereales como el maíz, verduras como el pimiento, chiles picantes, granos y legumbres como el café, o los frijoles que aquí se desarrollan deforma distinta, las habas pintas por ejemplo, algo que me recuerda a mi infancia.
Gracias a la unión de los distintos pueblos se ha llegado a configurar una de las dietas más saludables que nutricionistas y especialistas médicos apuntan a que es la más completa del mundo. Después habría que ver cómo fueron esas relaciones, muchas de ellas muy sangrientas y déspotas, pero eso ya es otra historia.

Si quieres saber puedes consultar los siguientes enlaces.

 

Historia de la celiaquía. 

Dieta Mediterránea.