logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Andalucía Hoy
Lunes, 05 Diciembre 2016 16:18

Andalucía necesita reafirmarse

La Alhambra La Alhambra Juan Carlos Utrilla
Por  José Granero

Decía el Manifiesto Andalucista de Córdoba (1919) que "Andalucía no es un pueblo de locos y de imbéciles incapacitados".

Trataba temáticas como la identidad del pueblo andaluz, pero también hablaba sobre la pobreza, el maltrato histórico sobre la región e incluso los derechos de las mujeres: "Queremos dignificar a la mujer esclavizada por un bárbaro, derecho que tuvo en Roma su inspiración y que repugna al genio humano y generoso de Andalucía, la cual, cuando fue libre, aún bajo el régimen musulmán, dotó a sus mujeres de consideraciones, libertad y respectos similares a los que hoy gozan en los países más progresivos del mundo".

Ha pasado casi un siglo desde entonces, pero aunque Andalucía ha cambiado mucho, atendiendo a los problemas que señalaba el texto algunos asuntos siguen sin resolverse. Hablamos, por ejemplo, de la emigración, acrecentada de nuevo estos últimos años. La pobreza y la falta de oportunidades obligaba a los andaluces de principios de siglo a emigrar a otros lugares de España y el extranjero en busca de trabajo. En él, se dice que Andalucía "llora al ver sus hijos, tambaleándose de hambre y de dolor, emprender el camino amargo que a la emigración conduce, buscando tierras que ella no puede darles, porque entre unos cuantos señores la esclavizaron". Un punto común de todo el texto es la doble dirección a la que va dirigido: Por un lado se dirige a Madrid, y por otro directamente a los andaluces.

Sólo superada por la Ciudad Autónoma de Melilla, Andalucía es la región de Europa con mayor tasa de paro con un 28,5%. Varios puntos por encima de Grecia, por ejemplo. Según el Instituto Nacional de Estadística, un 55% de los andaluces no tiene capacidad de afrontar gastos imprevistos o de irse una semana de vacaciones al año y el 35,7% de los ciudadanos están en riesgo de pobreza. Si hablamos de los menores, el abandono escolar temprano se sitúa en un 23,8% y supera en cuatro puntos la media nacional y dobla la media europea. Se ha reducido algo en los últimos años, pero siguen siendo unos números vergonzantes si Andalucía quiere ser dar un salto que desde los años de la Transición no termina de dar.

Andalucía necesita reafirmar su identidad. Aunque tiene unas señas culturales y una idiosincrasia muy marcada, los andaluces seguimos teniendo un complejo de inferioridad profundo que ha arraigado desde hace siglos. Andalucía la que divierte, la que sigue siendo tratada incluso por los propios andaluces como analfabeta, aunque haya dado a luz a personajes como Séneca, Vicente Aleixandre, Bécquer, Picasso, Falla, Murillo, Lorca o Góngora.

El Manifiesto de 1919 apelaba a la necesidad que los andaluces tomaran conciencia: "Andalucía quedará sola. Las demás nacionalidades van afirmándose y Andalucía se verá también en la necesidad de vivir por sí; es decir, de procurar su propia vida y progreso, si no quiere ser vilipendiada más que lo fuera hasta ahora". Habla de "nacionalidad", un concepto que sigue chirriando en oídos de muchos pero que está reconocido en nuestro Estatuto de Autonomía.

-->
-->