logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Artesanía
Miércoles, 17 Junio 2015 21:45

Una cuarta parte de la artesanía nacional se hace en Andalucía

Artesano talabartero de Andalucía Artesano talabartero de Andalucía Landahlauts - Flickr.com
Por 

Andalucía se ha consolidado en los últimos años como una de las principales comunidades españolas en el sector de la artesanía. Nuestra comunidad suma el 26% de la producción nacional y además cuenta con uno de los repertorios de oficios más extensos del país, con 162. A esto se añade que en Andalucía hay en estos momentos 40 maestros reconocidos y diez Zonas de Interés Artesanal. Datos que no hacen más que reflejar la importancia de este sector en la actividad económica andaluza.

Sin embargo, a pesar de estos datos, la situación del sector es delicada. Por eso, la Junta de Andalucía lanzaba a finales de 2014 el II Plan Integral para el Fomento de la Artesanía en nuestra comunidad. El objetivo de esta iniciativa, con un presupuesto de 4,92 millones de euros, es mejorar la posición en el mercado y el potencial de generación de empleo y riqueza de una actividad que actualmente ocupa a más de 30.000 personas en Andalucía.

Entre las medidas que incorpora este Plan, está la creación del sello "Andalucía, Calidad Artesanal", un distintivo que pretende promocionar el sector mejorando su comercialización y defendiéndolo del intrusismo y las falsificaciones. Responde así a una de las mayores demandas de los profesionales del sector, que reclamaban un distintivo de calidad que certifique su elaboración en Andalucía y los defienda de la venta de productos de escaso valor de otros países que se realiza en los mismos eventos a los que acuden los artesanos andaluces.

Para que un producto pueda llevar este logotipo de "Calidad Artesanal" debe estar elaborado en un taller inscrito en el Registro de Artesanos de Andalucía. Además, debe cumplir con, al menos, tres de los siguientes criterios: calidad de los materiales empleados; correcta utilización de la técnica de producción; calidad en los acabados y presentación homogénea del producto; elementos innovadores en el diseño y la forma; perfección y riqueza artística; y la limitación en el número de piezas elaboradas, primando la exclusividad o pieza única.

Otros objetivos que busca este Plan son impulsar, apoyar y mejorar los talleres que ya existen, fomentar el asociacionismo y fomentar la participación de los artesanos en ferias y certámenes.