logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Atún Rojo
Martes, 09 Junio 2015 10:08

El atún rojo en la Historia

Ánforas para transportar las conservars. Ánforas para transportar las conservars. es.wikipedia.org
Por 

El Atún Rojo es uno de esos seres que han acompañado y condicionado la historia de los humanos, al menos en nuestro entorno mediterráneo donde se convirtió en elemento fundamental para el desarrollo económico de las costas del Estrecho. En la edición de esta semana repasamos de forma breve la importancia de este pez en nuestra historia desde los tiempos de los fenicios hasta nuestros días.

Nos tenemos que remontar hasta hace 3000 años, en el tiempo en el que las naves fenicias recorrían el Mediterráneo de este a oeste, para encontrar las primeras referencias al atún rojo en Andalucía.

La pesca de este pez en las aguas del Estrecho, enclave por el que el atún discurre durante sus movimientos migratorios, resultaba abundante, hasta el punto, que es punto central en la actividad de su pesca en el Mare Nostrum. Desde allí, desde las costas de Cádiz los fenicios supieron implementar técnicas de conservación, mediante el uso de vasijas de barro, para su posterior exportación a las ciudades del norte de África, especialmente Cartago.

Esta actividad continuaría durante todo el periodo de la historia antigua, especialmente durante la época romana en la que, además del atún, se popularizó en todo el imperio el consumo de una salsa llamada Garum, y que estaba hecha a base de la maceración de las vísceras del atún rojo y de otras especies de peces como las sardinillas.

Os dejamos un enlace a un articulo de Carlos Aizcoytia en la página Historia Cocina, que nos explica de forma magistral como se elaboraba esta salsa.

Hasta tal punto fue central para la economía de la zona, que se configuraron núcleos de población con un alto grado de desarrollo, como es el caso de Baelo Claudia en la actual Bolonia. En el caso de este municipio, con la peculiaridad además, de haber sido nombrado como tal por el emperador Claudio con lo que implicaba de derechos según el derecho romano, entre los que destacaban los derechos de ciudadanía.

Sin embargo, con la autodestrucción paulatina del Imperio, con su mimetización con los invasores de la Europa Central y con la decadencia que se vivió a partir de Constantino, el comercio en el Mediterráneo se ve afectado, y por tanto, el consumo y el desarrollo económico para las zonas productoras como las costas gaditanas a las que nos estábamos refiriendo.

La explotación del atún que había decaído durante el periodo de gobierno visigótico y recuperó una nueva punta con la llegada de los musulmanes a la Península. En este sentido, cabe destacar la alta presencia de piratas de todo orbe en esta zona y las dificultades para garantizar la pesca segura en la zona. No obstante se asume que las poblaciones autóctonas continúan desarrollando el arte de la almadraba, la misma forma de capturar que ya se ensayaba durante la época fenicia.

Con la conquista de los reinos cristianos de esta zona, la propiedad de la tierra pasó a manos de los Duques de Medina Sidonia, quienes explotaron y monopolizaron durante siglos el mercado del atún. De estos años de la Edad Moderna son muchos de los restos que hoy podemos contemplar en los pueblos costeros gaditanos como son las Chancas, recintos amurallados que protegían los poblados de pescadores de los ataques de los piratas que siguieron acosando la zona durante toda la Edad Moderna.

Como era de suponer, el siglo XIX supone un nuevo hito en la explotación del atún, hasta alcanzar una punta máxima de producción y desarrollo durante las primeras décadas del siglo XX.

-->
-->