logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Cervantes
Jueves, 21 Abril 2016 12:47

Venturas y desventuras de la vida de Miguel de Cervantes.

Cervantes Cervantes Roberto Lazo
Por 

Se celebra el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes. Por ello en esta edición hacemos un repaso histórico a su vida. Vida que está llena de idas y venidas que en alguna que otra ocasión lo llevaron a visitar la prisión, la guerra o incluso ser excomulgado por alguna parroquia de nuestra geografía.

La biografía de Miguel de Cervantes ha sido narrada muchas veces. Su fama ha creado leyendas y sus obras se han convertido en hitos de la literatura castellana y mundial. Pero verdaderamente en esta ocasión vemos como la historia ha hecho una selección de los aspectos más positivos de los pasajes de la vida que más marcaron la trayectoria del autor de “El Quijote”. Hijo de un médico cordobés nacerá en Alcalá de Henares, su infancia la pasará viajando debido a las obligaciones paternas. Por esto visitará Valladolid o Córdoba. Pero será en 1569 cuando su vida se tuerce, para bien y para mal. Es en ese año cuando visita por primera vez la prisión, debido a su condición de persona letrada, conocedor de varios idiomas tras esta breve instancia comenzará a viajar y dos años después participará en la famosa Batalla de Lepanto. Será durante este periodo cuando será capturado de nuevo, esta vez cuando se encontraba de regreso a Nápoles. Serán cinco años de cautiverio a manos de las tropas turcas. Tras estos cinco años volverá a la península donde comenzará a desarrollar distintos trabajos. En 1587 comienza su viaje por Andalucía como comisario de provisiones de la Armada Invencible. Será bajo las órdenes de Rodrigo de Guevara, con el que viajará por distintos municipios de la provincia como Arahal, Estepa, Cazalla de la Sierra, etc. Es en estos momentos donde su trabajo se trunca y comienza a ganarse enemigos a lo largo de toda la geografía andaluza. Hoy en día estamos muy habituados, unos más que otros, a pagar nuestros impuestos, no obstante, siempre esperamos que nos repercutan de algún modo. En este periodo no era así. Las grandes batallas de las tropas españolas contra la armada turca eran promovidas gracias a los pagos de impuestos que debían hacer los municipios y los poseedores de tierras, en este caso, la nobleza y la iglesia. Pero claro, parafraseando al mismo Cervantes, “con la iglesia hemos topado”. Sin ir más lejos en varias poblaciones fue excomulgado por varias parroquias al encarcelar por impagos a personajes de las mismas. Tras esto seguirá su periplo por Andalucía en este caso para visitar Carmona, Jaén, Úbeda, Baeza y Écija dónde lo encarcelaran bajo orden del Corregidor de esta localidad. Si bien es cierto que su actividad no era de las más laureadas en su época, también debemos dejar claro una realidad: durante la época cervantina la justica corría a cargo de las comisiones señoriales y por supuesto de la Santa Inquisición. Son momentos donde uno debe demostrar su inocencia, aquí uno es culpable hasta que se demuestre lo contrario. Aun así durante un breve periodo de tiempo en 1594 tuvo que volver a Madrid para demostrar su cuentas hasta este momento. A su vuelta regresará como recaudador en Granada. Aquí pasará por Motril, Ronda y Velez-Málaga donde tendrá problemas con la ley nuevamente al presentar los otros recaudadores de hacienda documentos de los pagos que se supone que iba a cobrar en estas poblaciones, por lo que se le retuvo hasta que todo fue demostrado. 

Pero sin duda, su entrada en la cárcel más triunfal será la que realiza en 1597 en Sevilla. Durante su periodo como recaudador en Granada Cervantes depositaba todo lo recaudado en la banca sevillana de Simón Freire. Como vemos los bancos siempre han sido un quebradero de cabeza para la población. Al no poder aportar al Estado los impuestos recaudados durante su última instancia como recaudador, Miguel de Cervantes entró de nuevo en prisión. Este no es un hito en su vida como hemos podido comprobar, más sí lo es para la literatura y la cultura mundial desde ese momento nace “El Caballero de la triste figura”. Su paso por la cárcel dará comienzo a la primera entrega de su obra más laureada, tal y como cuenta el autor en su prólogo. Una vida pasada por la cárcel, la guerra, la excomunión, y el desarrollo de uno de los trabajos menos agradecidos que uno puede imaginar, cobrador de impuestos. La vida de Miguel de Cervantes está llena de sombras que quedan reducida a la nada por el paso del tiempo y su entrada en la historia de la literatura universal al concebir al ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

 

Si deseas conocer más sobre la vida de Cervantes en Andalucía, quizás los siguientes enlaces te resulten de interés:

El Andalucismo en Cervantes 

Cervantes en Andalucia.

 Teodoro Falcón Márquez, “La Cárcel real de Sevilla”

 

Cervantes en la puebla de Cazalla