logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

CIEs
Domingo, 30 Octubre 2016 21:02

CIE de Málaga: denuncias y presión ciudadana que acabaron por cerrar un centro infame

Cartel celebración por el cierre del CIE de Málaga Cartel celebración por el cierre del CIE de Málaga (cc) malaga.tomalaplaza.net
Por 

Los sucesos y la polémica que en las últimas semanas han llevado a las portadas de los informativos los Centros de Internamiento para Inmigrantes no nos suenan extrañas en Andalucía. Menos aún en Málaga, donde la presión social y las denuncias continuas de colectivos ciudadanos terminaron por decretar el cierre de uno de los CIEs en tierras andaluzas.

Hablamos del polémico Centro de Internamiento de Capuchinos. Así describía la prensa las instalaciones hace ahora 10 años. Un relato muy parecido a las crónicas que siguen llegando de estos lugares a los que no se deja acceder a los informadores, ni casi a las ONGs.

Sedaciones para deportar a internos, abusos sexuales de policías a internas, falta de higiene, intimidad o personal cualificado como trabajadores sociales o intérpretes eran las denuncias más graves en torno a este centro para cuyo cierre también se organizaron protestas y campañas. Finalmente el centro cerró, en junio de 2012. El Gobierno central puso como excusa que el edificio no reunía las condiciones mínimas de habitabilidad.

"Ninguna persona
es ilegal"

Este fue el lema que durante días la asamblea del 15M de Málaga coreó frente a las puertas del CIE de Capuchinos para denunciar el caso de Sid Hamed Bouziane. Amenazado de muerte en Argelia, huyó a bordo de una patera a España en 2008, pero no pidió asilo por falta de pruebas sobre la persecución de la que era víctima. Permaneció en situación irregular hasta que fue detenido y recluido en el CIE en julio de 2011. Iba a ser deportado, pero la intervención de un grupo de "indignados" del 15M que protestó durante 11 días logró su liberación y lo convirtió en un símbolo de la arbitrariedad con la que se detiene y encierra a las personas migrantes en estos centros a la espera de su expulsión del país.

Su caso, unido al amplio historial de denuncias e irregularidades contra el centro pusieron a la ciudadanía en contra de los CIEs y el foco de la opinión pública en estas instalaciones y la política de Extranjería denunciada en reiteradas ocasiones por organismos como CEAR o el Defensor del Pueblo de Andalucía.

-->
-->