logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

CIEs
Miércoles, 09 Noviembre 2016 09:39

La travesía del Winnipeg, el más bello poema de Neruda

Buque Winnipeg Buque Winnipeg Centro Cultural de España en Santiago de Chile - Wikimedia
Por 

Cuando nos encontramos frente a personas que no están siendo tratadas dignamente, que están siendo hacinadas y recluidas por el único delito de huir de la guerra, o de intentar alcanzar una vida mejor, se nos plantea ante nosotros una duda de humanidad: Hacemos todo lo necesario para devolver la dignidad a estas personas, o miramos hacia otro lado. Muchas personas han sido las que han afrontado una decisión similar, y entre ellas, algún gran ejemplo que seguir, como el del buque Winnipeg, al que Pablo Neruda llegó a ensalzar como su mejor poema. Repasemos la historia de este buque que alcanzó la gloria por la vía de la humanidad.

Para comprender esta historia, así como su relación con el tema de los Cies que estamos abordando en esta edición, tenemos que recuperar un hecho de nuestra historia reciente que nunca deberíamos olvidar, la historia de cuando los refugiados éramos nosotros. (Enlace )

En aquel artículo relatábamos la suerte que habían corrido los refugiados que habían huido a través de los Pirineos, y que fueron hacinados en condiciones infrahumanas en campos, con unas condiciones que poco se diferencian a las que se viven en otras instalaciones parecidas de nuestros días, e incluso a algunas de las descripciones que salen de los labios de quienes han pasado por alguno de los CIEs.

Pues bien, la historia no siempre nos ofrece malas noticias, en esta edición vamos a destacar un hecho que cambió la vida de 2.000 personas. Una travesía, la del buque Winnipeg, que comienza con el nombramiento como cónsul especial de Chile para los refugiados españoles del poeta Pablo Neruda.

 

"Que la crítica borre toda mi poesía, si le parece.
Pero este poema, que hoy recuerdo, no podrá borrarlo nadie.

Pablo Neruda (Nacer he nacido)"

 

Éste, al comprobar las condiciones en las que viven aquellas personas cuyo único delito había sido el huir de una guerra, insta al Gobierno chileno a conceder el asilo a aquellos refugiados, algo que no estuvo exento de dificultades, incluso provocadas por el propio Gobierno republicano. Finalmente y tras una laboriosa tarea y la búsqueda de la financiación se da luz verde al proyecto y se seleccionaba el buque que debería llevarlo a cabo: el Winnipeg, con una capacidad de apenas 100 personas y que tuvo que ser modificado para albergar a las 2.000 que emprendieron el camino hacia una vida mejor.

Finalmente el barco zarpó el 4 de agosto de 1939 y arribó en Valparaíso tras 30 días de navegación acosado por la flota de submarinos y navíos nazis que dominaban el Atlántico. A bordo, 2.000 personas (que en este caso fueron españoles, pero piensen en la nacionalidad que más les embriague) alcanzaron una meta que no era más que la buscamos cada uno de nosotros cada día, la oportunidad de una vida digna, de construir una vida sin el yugo de la guerra, la represión, la pobreza o la miseria. Sin duda hemos de darle la razón a Neruda, se trata de su más bello poema.

Puedes encontrar más información sobre el tema:

-->
-->