logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

ExpoXXV

ExpoXXV

En los años previos a la celebración de la Exposición Universal de 1992 ya hubo informes que alertaban del riesgo de no planificar bien las inversiones y de convertir a Sevilla y el área de influencia de la muestra en un eje moderno y dinámico, dejando al marguen a zonas como Jaén, Granada o Almería que por cuestiones históricas – emigración, ruralización y evidente falta de dotaciones e infraestructuras- partía en clara desventaja.
Este año se cumple el 25 aniversario de un evento que cambiaría para siempre la fisonomía de Sevilla. Una gran cita cultural y tecnológica que también destacó por su arquitectura. Para acogerla, se aprovecharon 250 hectáreas de terreno agrícola que pertenecían al Monasterio de la Cartuja, un edificio y un terreno por entonces abandonados e infrautilizados. Por tanto, prácticamente de la nada se construyó una ciudad entera que despertó la admiración de todo el mundo. Echando la vista atrás, uno se da cuenta no sólo de la belleza del resultado, sino también de la dificultad a la que se enfrentaron los que lo diseñaron; pero también de lo desaprovechado que quedó lo construido una vez que se clausuró la Expo el 12 de Octubre de 1992. Por eso, hemos preparado un repaso de lo que ocurrió con algunos de los pabellones construidos para la Exposición Universal de 1992 y que aún se conservan prácticamente igual.
ARCHIVO DE ARTÍCULOS