logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Doñana
Lunes, 24 Octubre 2016 00:39

Doñana, en la incertidumbre

Cormoranes Cormoranes Wikimedia
Por 

¿Está Doñana en peligro? Es una pregunta difícil de responder aunque los datos hablan y no son muy esperanzadores, tras la lucha que lleva librando durante décadas. Contiene dos áreas protegidas: El Parque Nacional de Doñana, creado en 1969. y el Parque Natural, también denominado pre-parque, que se creó en 1987 y se amplió en 1989. Es Patrimonio Natural de la Humanidad desde 1994.

Ocupa una extensión de ciento ocho mil hectáreas, mil ochenta kilómetros cuadrados, aunque si incluimos la zona clasificada como Reserva de la Biosfera desde 2012 estamos hablando de más de dos mil quinientos. Para hacernos una idea aproximada de la extensión, el término municipal de la ciudad de Sevilla es de sólo 140 kilómetros cuadrados: Dentro de Doñana cabría Nueva York, junto a cinco ciudades como Buenos Aires. Es la mayor reserva ecológica de Europa.

Este espacio natural se ha enfrentado a muchas amenazas

En 1969 el gobierno franquista lo declaraba Parque Natural ante la presión internacional, pero llegó después de que un grupo de intrépidos provocara esa tensión tras de poner en valor la que hasta entonces era considerada una tierra indeseable, infértil, muerta y un foco de malaria. En España, los años 60 supusieron una expansión económica en la que un espacio como Doñana estorbaba para el progreso, pero entonces apareció un personaje que marcaría el devenir del futuro Parque Nacional: Luc Hoffmann, un millonario suizo fallecido en julio de este año. Fue uno de los fundadores de la organización ecologista WWF.

Franco quería desecar los humedales de Doñana y convertir las marismas en una rentable plantación de eucaliptos. Había para llevar a cabo el proyecto, que destinaría suelo del parque a labores agrícolas. Además, los grandes terratenientes, propietarios de las tierras de la zona se verían tremendamente beneficiados. Todos ganaban, pero perdía Andalucía, que estuvo a punto de perder una biosfera única. Hoffmann puso ocho millones de pesetas para comprar parcelas y salvarlas y las aportaciones llegadas de todo el mundo contribuyeron a comprar más. Llevó al lugar a personalidades como sir Julien Huxley, primer director de la UNESCO y hermano del escritor Aldous Huxley, autor de Un mundo feliz. Huxley usó su posición privilegiada para hacer que el Príncipe Bernardo de Holanda escribiera a Franco para expresar su preocupación por Doñana. El dictador le contestó asegurando que protegería la reserva natural. La carta del príncipe la escribió Hoffmann y la respuesta de Franco, José Antonio Valverde, un naturalista colega del Hoffmann. Unos auténticos genios. Finalmente se declaró Parque Nacional en 1969.

Doñana, hoy

Pasaron los años y el abuso de los recursos que proporciona el Parque están matándolo poco a poco. El principal problema al que se enfrenta hoy en día es fruto de este abuso. Según WWF, el principal acuífero de Doñana ha perdido más del 50 por ciento de su capacidad en los últimos 30 años. Hay unos mil pozos ilegales en el entorno que impiden que el acuífero se regenere, puesto que el nivel de extracción es mayor al de reposición natural. No tardará demasiado tiempo en secarse definitivamente. Y cuando eso pase el Parque se secará con él. No es nada nuevo, el humedal de las Tablas de Daimiel, en Ciudad Real, se secó en gran medida a finales de la pasada década, provocando el fin del humedal. Incluso provocó un incendio subterráneo que duró meses. El gobierno tuvo que hacer un trasvase desde el río Tajo para que dejara de arder. En Doñana, la situación es tan alarmante que la Comisión Europea le abrió un procedimiento de infracción a España por el deterioro del acuífero.

Los peligros a los que se tiene que enfrentar este entorno único no acaban ahí. En 1998, la rotura de una balsa llena de arsénico, cobalto, mercurio, plomo y uranio, entre otros elementos y metales pesados provocó un desastre increíble en pleno Parque de Doñana. El desastre de Aznalcóllar.

En 2013 la sombra del peligro volvió a poner el foco sobre el parque. El Gobierno dio luz verde a un proyecto que plantea extraer y almacenar gas natural en el entorno de Doñana. Según se recogió en el Boletín Oficial del Estado, "El proyecto tiene como primer objetivo la producción de gas natural y como segundo, la posterior utilización de los yacimientos como almacenamientos subterráneos de gas". Dicho proyecto nace de Petroleum Oil-Gas España, una filial de Gas Natural-Fenosa. También contó con el visto bueno de la Junta de Andalucía, que autorizó que investigaran la posibilidad de un almacén subterráneo de gas.

La UNESCO, el mismo organismo que dictó en los 90 la categoría de Patrimonio de la Humanidad, puso el año pasado a Doñana en su lista de "Muy Alto Riesgo".