logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

El olivo
Jueves, 18 Febrero 2016 04:25

Desempleo elevado y miles de aceitunas sin recoger, el panorama del olivar jiennense

Recogida mecanizada de la aceituna Recogida mecanizada de la aceituna
Por 

Curro Moreno, portavoz de Sindicato Andaluz de Trabajadores en la provincia de Jaén nos ayuda a llevar a cabo un recorrido por el olivar andaluz desde una óptica laboral. Mientras en esta provincia se produce casi la mitad del aceite que se produce en Andalucía -la sexta parte del total mundial-, algunas de sus comarcas soportan tasas de desempleo en torno al 50 por ciento, fincas de olivares enteras se quedan sin ser recogidas y la mayor parte de la industria derivada de este cultivo está fuera de Andalucía.

A finales de enero se dio por concluida la última campaña de recogida de la aceituna. Para unas 4 mil familias de la provincia jiennense con todos sus integrantes en paro, supone su única fuente de empleo en el año. El comienzo de la temporada, en octubre, pintaba bien y la propia consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, preveía un aumento del 50 por ciento de la producción de aceituna, hasta superar el millón de toneladas. Una previsión dentro de la normalidad, ya que la temporada 2014-2015 fue una de las peores en muchos años. Una mejora respecto que, en principio, se iba a notar especialmente en la provincia de Jaén donde, según estos datos, se iba a doblar el número de jornales respecto a la temporada pasada.

"En lo que se refiere a materia laboral no ha cambiado... han sido prácticamente dos meses y medio de trabajo a destajo y sin apenas días libres aprovechando el buen tiempo, entonces las consecuencias recaen sobre los cuerpos y la salud de los trabajadores", señala el portavoz del SAT en Jaén. La coyuntura climatológica de cada año tiene mucho que ver con la productividad del olivar, el ritmo de trabajo y la cantidad de jornales que finalmente se contabilizan. Pero la situación de las personas que trabajan en el sector está también muy determinada por otros factores, reflejo de la estructura económica del medio rural andaluz.

María Silva, La LibertaríaCurro Moreno, portavoz del SAT en JaénDiagonal

El mapa del olivar jiennense es el de grandes extensiones de olivares, algunas sin producir, cuya propiedad está concentrada y una gran parte de la población desempleada que tiene en la temporada de la aceituna su única oportunidad de trabajar durante el año. Además, gran parte de la agroindustria del olivo, es decir, la actividad industrial orientada a su envasado, distribución y venta, como fuente de empleo más estable, se encuentra fuera del territorio andaluz. Otro factor determinante es la Política Agraria Común, que ya no otorga las subvenciones en función del número de olivos, sino de olivos productivos, pero "se sigue teniendo en cuenta, como factor principal, la extensión de la finca".

El papel de la mujer temporera, la capacidad de las infraestructuras para alojar a las miles de personas que acuden a la provincia durante la temporada de recogida y las reivindicaciones de su sindicato en cuanto al sector del olivar son otros asuntos que tratamos en la entrevista a Curro Moreno, portavoz del SAT en la provincia de Jaén, para intentar completar un análisis sobre la situación y dificultades de las comarcas olivareras jiennenses y de las personas que trabajan con este cultivo. 

"La aceituna no se puede pudrir en el suelo, no se puede pudrir en el árbol mientras haya gente que esté parada y mientras haya familias que no tengan un plato de comida que llevar a su casa"

-->
-->