logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Elecciones Municipales
Jueves, 14 Mayo 2015 11:26

Segunda descentralización o cómo mejorar la financiación local

Dinero Dinero (cc) Ana / flickr.com
Por 

El debate sobre la financiación municipal lleva abierto muchos años puesto que hay un consenso generalizado en torno a que no se ha resuelto aún la cuestión de la segunda descentralización. En los escasos cuarenta años que tienen nuestro actual sistema constitucional, el traspaso y la reorganización de competencias del Estado a las Comunidades Autónomas está bastante bien definido. Pero el segundo paso, la descentralización de las autonomías a los gobiernos municipales sigue siendo la asignatura pendiente.

Lo que la crisis económica ha puesto en evidencia, en cuanto a política local se refiere, es la debilidad del sistema financiero de los ayuntamientos. Su dependencia del ladrillo y la construcción para generar ingresos con el urbanismo; la nebulosa competencial y la megalomanía de algunos dirigentes que se empeñan en desarrollar proyectos pensados, más bien en ligar su nombre a la historia de sus municipios. Los ayuntamientos son las entidades más cercanas. Es lógico que la ciudadanía acuda a ellas para que les solucionen sus problemas y, en algunas ocasiones, los ayuntamientos han asumido o se han atribuido funciones que no les corresponden, con el consiguiente desembolso económico.

1. ¿Cómo se financia un ayuntamiento?

Los entes locales reciben ingresos a través de impuestos, multas y tasas municipales, como el IBI; mediante su participación en los ingresos del Estado (PIE) y las comunidades autónomas y con su propio patrimonio, alquilando, vendiendo o pidiendo préstamos a entidades bancarias. La financiación local viene definida en la Ley Reguladora de Haciendas Locales.

2. ¿Son morosos los municipios andaluces?

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas relativos al cierre del año 2013, de los 20 municipios más endeudados de nuestro país, 8 eran andaluces: Málaga, Jerez, Sevilla, Jaén, Córdoba, Granada, Cádiz y Huelva. En ese orden.

3. ¿Qué ocurre cuando un municipio no puede hacer frente a sus deudas?

La situación de endeudamiento en algunos casos era tan grave que repercutía directamente en la economía local puesto que muchas de las facturas pendientes se debían a empresarios locales. El PP aprobaba en 2012 una especie de "rescate" para los municipios. Un plan de pago a proveedores que establecía la obligatoriedad de cumplir con las deudas pendientes y abría el camino de la intervención estatal en las cuentas locales. El gobierno prestaba dinero a los consistorios, para que ajustaran sus cuentas y se lo cobraba después reteniéndoles lo correspondiente en el reparto de fondos estatal.

4. ¿Qué es un municipio intervenido?

Estamos ante un gobierno local que pierde su autonomía en la medida en que no puede decidir en qué gasta su presupuesto. El Estado le presta dinero, pero le obliga a gastarlo siguiendo unos principios rígidos. El caso de Jerez de la Frontera es paradigmático: uno de los más endeudados del país, con la mayor tasa de deuda por habitante, intervenido por el Estado y, desde hace un par de años, sin poder decidir el destino de sus propios presupuestos.