logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Elecciones
Miércoles, 29 Junio 2016 22:55

La Gran Coalición en España: ni es tan sencillo ni asegura estabilidad

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez podrían formar una Gran Coalición para gobernar Mariano Rajoy y Pedro Sánchez podrían formar una Gran Coalición para gobernar La Moncloa Gobierno de España/ flickr.com
Por 

La victoria del Partido Popular en las últimas elecciones y los problemas que de nuevo encontrará para formar gobierno han resucitado la idea de la Gran Coalición, esto es, un gobierno formado por los dos principales partidos mayoritarios, PP y PSOE. El propio Mariano Rajoy es uno de los defensores de este pacto y desde el primer momento ha mostrado su disposición a un acuerdo con el partido socialista. En el acuerdo de gobierno también podría entrar la formación de Albert Rivera. Los partidarios de esta Gran Coalición ponen el ejemplo de otros países donde funciona, como Alemania y Austria, pero las características del sistema político español no son las de estos dos países, ni tampoco es el bálsamo milagroso para la estabilidad política, como nos quieren vender.

El término de Gran Coalición viene de Alemania, donde es tradicional que los principales partidos se pongan de acuerdo para gobernar juntos. Sin ir más lejos, en las últimas elecciones el partido conservador de Ángela Merkel formó gobierno con los socialdemócratas, a pesar de que la canciller obtuvo más del 40% de los votos, suficientes para formar gobierno con cualquiera. Precisamente, esa tradición histórica es uno de los principales inconvenientes para que esta situación también ocurra en España, ya que en nuestro país por historia se tiende a gobiernos de mayoría absoluta o coaliciones de grandes partidos con otros minoritarios. Esto se debe en gran medida a un sistema democrático que busca precisamente eso, gobiernos estables que no necesiten de coaliciones para gobernar, hecho habitual durante la segunda República.

Hace unos meses hablábamos con Miguel Jerez Mir, Catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Granada, sobre las posibilidades reales de que en España se diera un Gobierno de Gran Coalición, como en Alemania, y él también se mostraba escéptico ante esta posibilidad por las diferencias históricas entre estos dos países y sus sistemas democráticos. “Los constituyentes diseñaron la norma básica para tratar de evitar los errores de la II República y uno de ellos es que impedía la formación de gobiernos estables”, afirma el Catedrático de la Universidad de Granada. “Con los resultados electorales que han arrojado hasta ahora las elecciones siempre, aunque sea acudiendo a una segunda votación en la investidura, se ha podido formar gobierno", comentaba hace unos meses. Sin embargo, la irrupción de nuevos partidos en el escenario político ha cambiado totalmente esta situación.

Sin embargo, comparar el caso español con el alemán es un error. “Allí para formar Gobierno hace falta tener mayoría absoluta en el Parlamento”, afirma Jerez Mir, que destaca que esta tradición de Grandes Coaliciones en Alemania o Austria está consolidada desde el final de la II Guerra Mundial. A esta tradición histórica hay que sumar otro detalle: los pactos a los que han llegado conservadores y socialistas en Alemania o Austria se han basado en concesiones que han hecho ambos partidos, algo que es difícil de ver en los círculos políticos españoles, en los que el partido vencedor siempre ha intentado imponer su programa. Basta con ver las negociaciones entre los cuatro principales partidos políticos tras el 20D que han acabado con la repetición de las elecciones, algo que nunca ha ocurrido en los países con los que se intenta comparar.

En este sentido, la Gran Coalición que se formase en España se podría parecer más a la que tuvo lugar en Grecia entre conservadores y PASOK y que acabó mal para ambos partidos, que perderían las siguientes elecciones ante Syriza. “En Grecia, como en España, se han alternado los dos grandes partidos desde mitad de los 70”, como recuerda Miguel Jerez Mir. Esa alianza, basada en “vender de alguna forma a los ciudadanos griegos las medidas económicas drásticas” frente a los partidos que querían romper con la Troika tuvo un efecto completamente contrario cuando se volvió a las urnas, por lo que no habría que destacar un escenario similar en España en el caso de que se produjera esa Gran Coalición.

Y es que uno de los problemas más importantes de una Gran Coalición es el aumento de los partidos xenófobos, radicales y populistas allá donde gobierna. En Alemania, por ejemplo, los índices de popularidad del gobierno formado por conservadores y socialistas están en su momento más crítico, y ya han recibido varios avisos en elecciones municipales en los que el partido de ultraderecha Alternativa por Alemania superó en algunos estados al partido socialdemócrata. Peor es la situación en Austria, donde las últimas elecciones dieron como vencedor de la primera vuelta al partido del ultraderechista Norbert Hofer, con un 35’2% de los votos.  Un claro aviso de que los gobiernos de Gran Coalición no son un bálsamo de estabilidad, como nos pretenden vender.

-->
-->