logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Hasta 1973, España fue un país de emigrantes. Muchos de sus ciudadanos se iban a Sudamérica o al norte de Europa en busca de trabajo o refugio político. Sin embargo, a partir de ese año, con los cambios económicos y políticos que sufrió nuestro país, el flujo migratorio se equilibró y a partir de la década de los 90 la situación se dio la vuelta y España se convirtió en un país receptor de inmigrantes. De hecho, desde el año 2000, España ha presentado una de las mayores tasas de inmigración del mundo, triplicando, por ejemplo, la tasa media de Estados Unidos. En la actualidad, ocupa el puesto 17 en el ranking mundial de tasa de migración neta, sólo superada en Europa por San Marino y Luxemburgo. ¿Hasta qué punto es correcta la política en inmigración que hay ahora mismo en nuestro país?

Publicado en Inmigración