logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Filosofía
Jueves, 19 Noviembre 2015 02:07

Fernando Aguiar: "Un problema de nuestra sociedad es la falta de virtudes cívicas"

Fernando Aguiar Fernando Aguiar
Por 

Dentro de la Filosofía todo es cuestionable y puede adquirir forma de pregunta; o de respuestas que muestran la complejidad de cualquier problema o concepto. Ética, moral, tolerancia, educación, ego y virtualidad son algunos de los conceptos de los cuales hemos intentado desentrañar su significado para la sociedad global actual.

En un mundo donde la prisa es un leitmotiv, la información corre un caudal constante y las comunicaciones son inmediatas, simultáneas y mediatizadas a través de una pantalla -una etapa posthumanista como denominan algunos autores-, definir algunas ideas fundamentales resulta muy complicado en ocasiones. Para facilitarnos este ejercicio de pensamiento crítico hemos contado con la necesaria ayuda de Fernando Aguiar, filósofo y sociólogo, investigador científico del Instituto de Estudios Sociales Avanzados del CSIC, director de la Revista Internacional de Sociología e integrante de la British Society for Ethical Theory. Una entrevista que, por su valor reflexivo, reproducimos de forma íntegra.

Tolerancia

Pregunta: Tras lo ocurrido en los últimos días, conceptos como "tolerancia" y sus límites han ocupado mucho del caudal informativo de los últimos días. Se puede observar cuando se habla de personas refugiadas y si hay que limitar o no su entrada y bajo qué condiciones. Bajo su óptica, ¿cuáles son los límites que se están marcando al ideal de tolerancia y bajo qué fuerzas impulsoras se están marcando esos límites?

Respuesta: ¿Que entendemos por tolerancia? Se confunde la tolerancia con la indiferencia... la tolerancia es muy contradictoria porque implica que hay algo que no nos gusta pero lo dejamos hacer. En definitiva, la tolerancia es no interferir en la vida de las personas cuyas ideas, creencias, valores o actitudes rechazamos. Lo rechazo pero no interfiero. No interferir es una de las formas de la libertad. No interferir en la vida de los demás es dejarlos que sean libres para crear, creer, pensar o hacer lo que consideren lo que es mejor para ellos. Ésta es la contradicción de la tolerancia: implica necesariamente que hay algo que no nos gusta y por eso es un concepto que mucha gente ha rechazado. Parece que implica superioridad. No me gusta lo que haces pero no interfiero no te impido que lo hagas... si somos tolerantes también queremos ser tolerados, a otros podría no gustarle lo nuestro. La tolerancia implica que hay algo que no nos gusta pero dejamos que se pueda realizar y por lo tanto exigimos lo mismo de nuestra parte.

En relación con los refugiados hay dos problemas distintos. Uno de ellos es un problema de crisis humanitaria y, al mismo tiempo, un problema técnico. No hablamos simplemente de tolerancia, hablamos de si debemos atender a gente que está muriendo. Esto va mucho más allá de la tolerancia. Y una vez que los atendemos por razones puramente humanitarias el problema técnico sería: ¿podemos atenderlos en la media que es necesario a millones de personas en Europa? Es un problema técnico que habría que pensar y posiblemente Europa podría acoger a muchísimos más de lo que está haciendo. Por ejemplo, en Jordania creo que hay dos millones de sirios, Europa apenas está acogiendo nada. Bien, una vez que los acogiéramos vendría el problema de la tolerancia; hemos acogido a personas refugiadas por motivos humanitarios pero, además, si somos tolerantes no tendríamos porque interferir en sus creencias, en la medida en que ellos no interfieran en las nuestras. Ésta es la correlación que hay entre tolerancia y el problema éste en concreto.

  Ética  

P: Otra disciplina que forma parte de sus áreas de investigación es la ética; en este caso, un concepto del que se escucha hablar cada vez menos. De hecho, no está de más volver a situar y definir el concepto. ¿Qué es la ética y cómo podría ser un elemento que determine de forma más relevante las relaciones políticas, sociales y económicas?

R: La verdad es que muchas veces se confunde ética y moral. A veces se usan de forma indistinta. Pero puede ser útil que hagamos una distinción sencilla entre ética y moral. Podemos considerar que la ética responde a la siguiente pregunta, que procede de Sócrates: ¿como debemos vivir?; la moral responde a la pregunta ¿como debemos comportarnos? Es decir, la ética se ocuparía del problema de la buena vida... vivir de forma justa, de forma responsable, de forma que el bienestar alcance a la mayor parte de la gente, que sea una sociedad en la que no haya diferencias brutales entre ricos y pobres, una sociedad igualitaria. Ésta es una sociedad que, en estándares éticos elevados, pasaría el listón.

Cuando hablamos de moral, lo que tratamos es como debemos comportarnos, el problema del bien, el problema de lo correcto, el problema de qué es una buena persona. Podemos tener una buena sociedad, una sociedad justa en general, pero que haya un corrupto. Naturalmente, si todo el mundo se comporta mal, desde el punto de vista moral, viviremos en una mala sociedad, es decir que las dos cosas están relacionadas.

"¿Cómo debemos vivir?" nos pregunta la ética y la moral nos responde: "siendo buenos ciudadanos". No siendo corruptos, siendo recíprocos cuando toca, siendo igualitarios, respetando a los demás, siendo tolerantes... Las dos están relacionadas, pero en algunos casos la moral se ocupa de cuestiones concretas que no son necesariamente de naturaleza social aunque tengan relación. ¿Debemos ser egoístas en alguna ocasión?, ¿es siempre incorrecto ser egoísta?, ¿debemos ser altruistas?, ¿podemos serlo siempre? La moral se centra en la acción concreta del individuo. Pero ya digo que es una distinción que muchas veces no se hace.

¿Sirve para la sociedad actual? pues decir esto en España... creo que la pregunta se contesta sola. Uno de los problemas que hemos estado viendo es precisamente la falta de virtudes cívicas, de comportamiento moralmente correcto que, al producirse en una medida tan enorme, ha producido una sociedad en la que ante la pregunta ¿cómo debemos vivir...? Desde luego así no. Una sociedad en la que la corrupción ha estado tan extendida no es una buena sociedad y no es una sociedad de buenos ciudadanos.

Ego y Virtualidad

P: En relación al mundo actual y de cómo se articula, vivimos en el mundo de las tecnologías de la comunicación a distancia y una de sus consecuencias notorias es la generación de egos virtuales. Es decir, personalidades que trascienden precisamente a través del espacio virtual y cuya personalidad está definida dentro de la red. ¿De qué forma ciencias como la sociología o la filosofía están abordando este fenómeno? 

R: La ética, si nos remontamos al origen de lo que llamamos "ética", surge en sociedades relativamente pequeñas y en las que relaciones suelen ser cara cara, relaciones de vecindad o de pequeñas comunidades en las que ayudar al otro tenia importancia, la empatía se desarrollaba en el contacto personal y esto genera unos valores que con el correr del tiempo hemos llamado “valores humanos”.

Cuando lo que tenemos en frente no son unos ojos o una cara, sino que es una pantalla y la creación de una personalidad que no puedo reconocer, algunos filósofos están llamando a esta nueva etapa posthumanismo. Frente a los valores humanos a los que hemos hecho antes referencia: tolerancia virtud cívica, reciprocidad, igualdad, libertad, pues estaríamos en una situación de posthumanismo en que estos valores, sin dejar de ser útiles, que no puedo ver cómo podrían dejar de serlo si queremos responder a como queremos vivir... pero hay que incluir cómo queremos vivir en una sociedad de tecnología de la información en la que existen estos egos virtuales.

¿Cómo aborda la filosofía el hablar de posthumanismo? Realmente esto es tan nuevo que se esta construyendo el propio término. No digo que nos ha pillado a contrapié, las nuevas tecnologías van excesivamente rápido, pero si es cierto que se están intentando plantear las cuestiones que hemos planteado tradicionalmente de la tolerancia y la igualdad en la red tratando de limitar la construcción de esos egos virtuales y tratando sobre todo de limitar su influencia. Esto es fundamental y lo está trabajando gente en el mundo de la educación, en la influencia que pueda tener en la formación de los jóvenes y los niños.

Una entrevista en la que nos hubiera gustado tratar otras muchas cuestiones para intentar dar explicación a algunos de los fenómenos sociales y planteamientos filosóficos que el mundo actual plantea. Para una mayor profundización sobre estos conceptos y otros relacionados con las disciplinas de la sociología y la filosofía, un buen recurso es el perfil de Fernando Aguiar en academia.edu, donde se puede acceder de forma totalmente abierta a más de 30 de sus publicaciones.