logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Filosofía
Martes, 17 Noviembre 2015 00:00

García Morente, Sánchez Vázquez y María Zambrano, filosofía andaluza del siglo XX

Izq: Sánchez Vázquez Dech: García Morente Izq: Sánchez Vázquez Dech: García Morente es.wikipedia.org
Por 

En la edición de esta semana unimos las secciones de historia y cultura para recuperar la figura de dos filósofos y una filósofa andaluza. En esta parte, nos volvemos sobre el trabajo de Manuel García Morente, jiennense de Arjonilla, y de Adolfo Sánchez Vázquez, nacido en Algeciras. Ambos, junto a María Zambrano, que será analizado en la sección Latidos37, son muestra de la evolución del pensamiento durante el siglo XX, y todos con un elemento en común, el vitalismo de Ortega y Gasset.

Normalmente, cuando pensamos en filósofos y filósofas de Andalucía, se nos vienen a la cabeza los grandes nombres de la Antigüedad. Fácil es que en la lista de aquéllos que conocemos aparezcan figuras como Séneca o Averroes, ambos vestigio de un pasado que normalmente mitificamos como fuente de una sabiduría muy superior a la que podamos alcanzar en nuestros tiempos.

Esta forma de mitificación de la realidad pasada, más allá de los componentes psicológicos que subyacen, se inculcó en nuestro ideario colectivo a partir del romanticismo, ya que fueron los pensadores y viajeros románticos los que resultaron decisivos para la configuración de esa manera común en que nos miran los demás, que finalmente ha acabado influyendo en cómo nos miramos a nosotros mismos.

Sobre esta base, a la hora de preparar un programa dedicado a la filosofía, nos hemos interrogado a nosotros mismos sobre cuánto sabemos del tema, y han quedado patentes las lagunas en múltiples aspectos, pero sobre todo en uno, que a priori debería resultarnos fundamental. Cómo se piensa en nuestro entorno más cercano. Qué figuras destacadas han compartido nuestra realidad geográfica y cultural, y cuáles eran sus preocupaciones. Dicho de otra manera, quiénes son los filósofos andaluces del último siglo, y qué han pensado, cuáles han sido sus preocupaciones e inquietudes.

Bajo esta idea, hemos localizado tres figuras que nos han parecido principales, y que guardan entre ellas un nexo en común que nos puede servir de pista para comprender mejor nuestro tiempo. Manuel García Morente, Adolfo Sánchez Vázquez y María Zambrano. Tres pensadores andaluces que han alumbrado nuestro último siglo con una figura en común, con una base, que ya sí, nos ayuda mejor a vislumbrar como se desarrollan nuestro papel en el mundo: Ortega y Gasset.

Su influencia es decisiva en los tres, tanto como la base de su propia evolución de pensamiento, ya que pese a que cada uno siguieron caminos bien diferenciados, del sacerdocio al marximo no dogmático, en la base de su filosofía, en los cimientos de su construcción de la realidad individual y social siempre estuvo presente Ortega.

Os dejamos ahora un vídeo en el que otro filósofo contemporáneo, en este caso Fernando Sabater, analiza el personaje y la obra de uno de los pensadores en español con más influencia en el último siglo.

Una vez fijada la base en la que se mueve este artículo, y puesto que el objetivo principal es la recuperación de las obras de estos autores andaluces, os dejamos una miscelánea de sus obras y biografías, junto con una serie de enlaces en los que podréis ampliar información por vuestra cuenta si os interesa el tema:

 

García Morente (Arjonilla, Jaén, 1886)

Filósofo español. Tras pasar su primera infancia en Granada, donde su padre ejercía como oftalmólogo, realizó sus estudios secundarios en Bayona y cursó luego la carrera de Filosofía en la Sorbona (París), donde fue alumno de Pierre Boutroux, Frédéric Rauh, Lucien Lévy-Bruhl y, en especial, de Henri Bergson.

De regreso a España, en 1908 impartió un curso en la Institución Libre de Enseñanza. En 1911 se doctoró en Filosofía por la Universidad de Madrid, en la que ganó por oposición la cátedra de Ética al siguiente año. Formó parte de la Liga de Educación Política fundada por Ortega y Gasset, con quien había trabado amistad en Alemania y hacia cuya filosofía de la razón vital se orientó progresivamente su propio pensamiento, tras un itinerario intelectual que lo llevó del neokantismo a la fenomenología de Bergson y de Husserl. Desarrolló una notable labor como traductor a lengua castellana de obras de Kant y de fenomenólogos como Brentano, Spengler, Husserl, Rickert y Dilthey, entre otros.

En 1930 fue nombrado subsecretario del Ministerio de Instrucción Pública, y en 1931 decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Madrid. Durante la Guerra Civil española, se trasladó a París, y en 1937 experimentó una profunda crisis espiritual que lo llevó a reencontrar con el catolicismo; tras vivir en Argentina, invitado por la Universidad de Tucumán para organizar los estudios de filosofía, regresó a España en 1938 e ingresa en el monasterio mercedario de Poyo, Pontevedra, donde inició los estudios sacerdotales. En 1939 fue admitido en el seminario de Madrid y en 1940 fue ordenado presbítero; hasta su muerte, cuando se restablecía de una intervención quirúrgica, compatibilizó su formación sacerdotal con la cátedra universitaria.

Obras destacadas: La estética de Kant (tesis doctoral, 1912); La filosofía de Kant. Una introducción a la filosofía (1917); La filosofía de Henri Bergson (1917); Ensayos sobre el progreso (1932); Lecciones preliminares de filosofía, de 1938, e Idea de la hispanidad (1939). Póstumamente, se publicaron Ideas para una filosofía de la historia de España (1943); Ensayos (1945); Ser y vida del caballero cristiano (1945); Ejercicios espirituales (1961); Escritos pedagógicos (1975) y Escritos desconocidos e inéditos (1987).

Fuente: Filosofía.org


Sánchez Vázquez ( Algeciras, 1915)

Su pensamiento se fundamenta en una interpretación humanista de la filosofía de Marx. Se centró en los ámbitos de la estética y la ética. Defendió siempre un marxismo antidogmático y abierto, que conecta con su propio concepto de praxis y que le permite unir sus otros campos de interés, en especial, la ética y la estética.

Algunas de sus obras fundamentales son: Filosofía de la praxis (1967), Ética (1969) y Estética y marxismo (1970). En 2005 se publicó Poesía, libro que recoge su obra en este género.

Entre otras distinciones, recibió doctorados honoris causa por las universidades de Puebla, Nuevo León y Guadalajara, en México, así como por la Universidad de Cádiz, la Complutense de Madrid (2000) y la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Fue nombrado Hijo Adoptivo de la provincia de Málaga (2004) y se hizo acreedor a la Gran Cruz de Alfonso X El Sabio, al Premio UNAM en el área de investigación en humanidades, el Nacional de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía en México y el María Zambrano que le otorgó la Junta de su natal Andalucía. Falleció en México D.F. en 2011.

Fuente: Página de la Universidad de México dedicada a Sánchez Vázquez.

 

-->
-->