logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Frontera Sur
Jueves, 25 Junio 2015 06:13

Las mafias de la inmigración ganan más de lo que Europa invierte en blindarse

Verja Melilla Verja Melilla StephaneMGruesso - Wikimedia Commons
Por 

13.000 millones de euros invertidos en 15 años por los Gobiernos e instituciones comunitarias frente a los 16.000 millones que habrían ganado los traficantes de seres humanos para “facilitarles” el viaje. Por el camino se habrían quedado unas 30.000 personas. Muertas, ahogadas en el Mediterráneo, abandonadas a su suerte por quienes cobraron por traerlas al Norte con la promesa de prosperidad. Estos son las principales cifras de una investigación periodística que han llevado a cabo varios periodistas en diversos países comunitarios. Uno de ellos es Daniele Grasso, con quien hemos conversado.

46 millones de euros para centros de detención; 77 millones en muros y fortificaciones, como la valla de Melilla; 226 millones en equipamiento para centros fronterizos; 260 millones de euros para programas de investigación y desarrollo; 955 millones de euros en políticas de coordinación europea, como el programa Frontex. 11.300 millones de euros en repatriaciones y explusiones. La Europa Fortaleza nos ha costado unos 13.000 millones en los últimos 15 años.

The migrants files” es el resultado de la colaboración periodística en la que se han rastreado, presupuestos, declaraciones, respuestas parlamentarias, discursos e informes de la UE, además de testimonios de inmigrantes y asociaciones de auxilio y apoyo como Cruz Roja. El oscurantismo de las políticas europeas, los eufemismos con los que se enmascaran presupuestos contra la inmigración y la falta de transparencia con la que actúan las instituciones hace muy difícil tener datos exactos sobre lo que implica en realidad este fenómeno, pero la consulta de todas estas fuentes y el trabajo de periodismo de datos y de investigación que llevan estos compañeros realizando desde hace dos años sirve para dimensionar la tragedia que ocurre en la frontera sur de Europa.

En los últimos meses hemos asistido a relatos terribles e imágenes durísimas de las costas italianas, destino de muchas de las embarcaciones que cargan las mafias del tráfico de personas. Frente la inmigración, los refugiados, la búsqueda de prosperidad y la huida de la pobreza y la desesperanza, la Europa Fortaleza, eleva las vallas, invierte en control de fronteras, endurece sus políticas y lanza mensajes xenófobos que en épocas de crisis son muy aceptados.

Y la población, se acostumbra a estas noticias, incluso los periodistas nos acostumbramos. Según Daniele Grasso, en Italia “si no es una tragedia enorme, casi no tienen ningún efecto, casi no es noticia”. En Andalucía pasa lo mismo y quizá esa “normalidad” con la que percibimos estas informaciones sea lo más trágico para nosotros como sociedad.

-->
-->