logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Impuesto al Sol
Miércoles, 21 Octubre 2015 12:30

Repaso a las energías utilizadas por el ser humano en su historia

Molino de Viento Molino de Viento es.wikipedia.org
Por 

Esta semana, puesto que hablamos del impuesto al sol, nos centramos en los sistemas de aprovechamiento energético que han utilizado las distintas civilizaciones a lo largo de la historia, algo vital si tenemos en cuenta que es una de las bases donde se asienta nuestro desarrollo como especie, al aportarnos la capacidad de afrontar trabajos muy por encima de nuestras posibilidades como simples seres humanos.

Para la primera parte de nuestro recorrido utilizaremos un invento, el molino, que nos ha acompañado desde el Neolítico hasta nuestros días, y sirve como ejemplo perfecto para analizar la evolución de la tecnología energética. El molino comenzó a utilizarse para machacar tubérculos y semillas durante la época neolítica. Por entonces, se utilizaban dos fuerzas para mover su mecanismo, la humana en primer lugar, y posteriormente, gracias a la domesticación de determinadas especies, la fuerza de tracción animal.

El siguiente paso en la evolución del molino nos lleva a Roma, civilización que desarrolla el molino hidráulico, que aprovecha la fuerza ejercida por el agua dirigida en canalizaciones. Resulta difícil indicar una fecha concreta para su invención, sin embargo fue introduciéndose poco a poco durante todo el periodo, e impulsado con la llegada de los pueblos godos.

Finalmente, el último paso en la evolución del molino fue la inclusión del aprovechamiento de la energía del viento, la energía eólica. Al igual que sucede con el caso de la hidráulica, los historiadores no se ponen de acuerdo a la hora de datar la invención de este artefacto. Sin embargo, sí hay acuerdo unánime al afirmar que tuvo un gran auge en su utilización en Europa durante toda la Edad Media y la Edad Moderna.

En todo caso, ésta no había sido la primera vez que el ser humano se fijaba en la energía que producía el viento para paliar sus carencias. La navegación a vela, desarrollada por todas las civilizaciones desde el inicio de los tiempos es un buen ejemplo de ello, y de paso, una muestra de cómo hombres y mujeres nacidos en distintas épocas y a miles de kilómetros de distancia pueden dar una solución muy parecida a los mismos problemas.

La máquina de vapor

Este invento, que se suele atribuir al escocés James Watt en el siglo XVIII, se fundamenta en la conversión de la energía térmica del vapor de agua, en energía mecánica. El calor del combustible convierte el agua en vapor, que a través de una tubería llega a un distribuidor, a partir de ahí, gracias a un mecanismo variado que se explica en el siguiente video, se realiza la transformación de energía y se multiplican las posibilidades industriales.

Ya hemos comentado en muchas ocasiones lo que supuso este invento, dentro del concepto de Revolución Industrial. Igualmente hemos analizado la incorporación de la quema de residuos fósiles como uno de los factores claves en la configuración de la sociedad actual, y sus disfunciones, sobre todo en lo que se refiere al impacto ambiental de estas actividades energéticas. Os dejamos los enlaces a algunos de esos artículos.

 

Referentes históricos en la protección global de la naturaleza (Monográfico Riesgos y protección del medio ambiente)

- Antecedentes históricos de la explotación sostenible  (Monográfico Empleo y Sostenibilidad)

- El éxodo hacia las ciudades en el siglo XIX. Ser humano y entorno natural (Monográfico Ciudades Verdes)

 

La energía nuclear

Sin querer entrar en el debate alrededor de este modelo energético, que fundamenta la producción de energía de países como Francia o Japón, simplemente nos referiremos a ella como otro paso más en la capacidad de la especie humana de encontrar fórmulas para producir energía. En ese sentido, y más allá de usos bélicos, la primera central nuclear destinada a la generación de energía nuclear para producir electricidad a escala industrial fue inaugurada el 26 de junio de 1954 en Obninsk, en la Unión Soviética. A partir de ahí habría muchos países, como los mencionados anteriormente, que utilizarían este tipo de energía, que siempre se ha encontrado lastrada ante la opinión pública por la peligrosidad de los residuos que genera.

Las energías renovables

Finalmente, y ante las disfunciones que las energías derivadas de la quema de residuos fósiles y la nuclear presentan, en el último cuarto del pasado siglo se comenzaron a impulsar estudios que generaran alternativas a estos modelos energéticos, lo que se ha dado a llamar energías alternativas o renovables, basadas sobre todo en el aprovechamiento de recursos inagotables y que minimicen la alteración de los recursos naturales y la biodiversidad, algo sobre lo cual también se ha generado debate.

En el caso de la energía solar, que ha sido realmente el tema que nos ocupa y que ha servido como excusa para realizar este repaso a lo largo de la historia, nos centraremos en una figura que ha sido clave para el aprovechamiento de la fuerza del sol. Nos referimos a Augustin Mouchot, que desarrolló en 1868 los primeros sensores solares, base de los sistemas que se desarrollarían a lo largo del siglo XX.

Sirva este pequeño resumen como una introducción a aquellas personas interesadas en el tema, y para los que quieran profundizar un poco más aquí os dejamos algunos enlaces que nos han servido como fuente para la elaboración de este artículo:

- Las técnicas y las construcciones de la Ingeniería Romana, V Congreso de las Obras, pp. 381–401

- Enciclopedia tecnológica, Francisco de P. Mellado, 1857

- El sitio del viento

- Publicación de la Agencia Internacional de la Energía de la revista soviética donde se recoge la inaguración de la primera central nuclear.

- Agencia internacional de la energía atómica

- Revista Pandora, artículo sobre la historia de la energía solar.

-->
-->