logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Incendios Forestales
Jueves, 02 Junio 2016 12:13

Navaleno, un modelo de propiedad comunal del monte

Vista parcial del pinar, en el municipio soriano de Navaleno Vista parcial del pinar, en el municipio soriano de Navaleno
Por 

"Tendrán derecho al disfrute de los aprovechamientos comunales del monte, todos los varones o hembras mayores de veinticinco años de edad. El día primero de octubre de cada año, siempre que justifiquen ser hijos o nietos de padres o abuelos que desciendan de esa localidad y que sus ascendientes han sido vecinos de este pueblo".

El párrafo anterior es el artículo 2º del documento de Distribución de Aprovechamientos Comunales del municipio de Navaleno, en la provincia de Soria. Esta localidad, de menos de mil habitantes, constituye un ejemplo de responsabilidad colectiva de su ecosistema y recursos forestales. De hecho, forma parte de la Red Internacional de Bosques Modelo Urbión. En la forma de propiedad del monte, comunal desde hace siglos, se encuentran muchas claves de su buen estado de preservación y la prácticamente nula aparición de incendios forestales en su comarca en los últimos años. "Está muy ligado al sistema de propiedad, mantenimiento, vigilancia, de alguna manera, implicación en la conservación de estas masas forestales", señala Chusja Andrés, periodista afincado en la comarca, representante de la Asociación Micológica de Navaleno y del Centro de Iniciativas Turísticas Urbión. "Hay menos incendios porque la gente lo considera suyo en todos los sentidos".

Un modelo con siglos de historia

De hecho, en el fondo y en la forma, el monte y su aprovechamiento es privado. Pero los titulares de dicha propiedad privada son los vecinos y vecinas de Navaleno que residan en la localidad y cuyos padres, madres, abuelos o abuelas sean navalenenses. La gestión de esta propiedad compartida corresponde al ayuntamiento, que es el encargado de distribuir la "suerte", un mecanismo de reparto de los beneficios económicos procendentes de la explotación y comercialización del monte que tiene su origen en el siglo XVIII y que aún se mantiene.

Aunque, para buscar los antecedentes históricos más profundos de este "privilegio" vecinal hay que buscarlo en la Edad Media... y en las dificultades de la vida en la comarca, con temperaturas gélidas gran parte del año y escasas posibilidades para la ganadería. La única forma para su repoblación era que los monarcas o señores concedieran a la gente una forma de subsistir aprovechando los recursos del monte, principalmente la madera y la caza. A partir de ahí se fue fraguando cierta actividad con la madera y la carretería para el transporte de esta materia prima o de otros enseres. Una actividad que fue muy demandada en tiempos de guerra y que llevaron a los Reyes Católicos a dar ciertos beneficios para este gremio y la comarca en la que se asienta.

Navaleno, procesamiento de madera

A pesar de la antigüedad de este modo de gestión, supone una alternativa en cuanto a la propiedad y la gestión del mismo, un modelo de sostenibilidad. En la comarca del Pinar de Soria y Burgos los incendios forestales son algo testimonial. "Si hay algún conato de incendio la gente sigue saliendo al monte como si se tratase de su casa", indica Chusja Andrés. Y es que, a pesar de que la crisis económica y la caída del boom de la construcción haya desarticulado su industria de la madera, su monte sigue siendo el principal recurso para Navaleno. Es un reclamo turístico de primer orden, con unos paisajes espectaculares y donde algunos regalos del bosque, como las setas, son polo de atracción para un turismo gastronómico de calidad y que aprecia los productos ecológicos.

A pesar de esta relación tan estrecha entre el pueblo y su bosque, ciertos factores externos se vislumbran como amenazas a este equilibrio. El propio turismo llega a ser algo masificado durante el mes de octubre, época de setas, y donde las gentes que llegan de fuera a buscarlas no ponen el mismo celo que los navalenenses en el cuidado del bosque, dejando basuras y destrozando parte de la cubierta vegetal. O la más reciente modificación de la Ley de Montes, que ha levantado protestas en la provincia. Chusja Andrés concluye que "desde las ciudades y los despachos no se comprende muy bien la forma de vivir que hay en las zonas rurales y se legisla en forma de cuadricula".

-->
-->