logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Inmigración
Miércoles, 02 Abril 2014 16:59

La inmigración en nuestra historia

Por 

En un debate como la inmigración, envuelto en una controversia ideológica y populista sustentada sobre el miedo al diferente, al que viene de otro lugar, resulta interesante pararse a reflexionar sobre la perspectiva histórica de un fenómeno, el de la inmigración, que tiene como significado según la RAE: Dicho del natural de un país: Llegar a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas. Podríamos decir, jugando con la historia y las palabras, que el primer inmigrante que llegó a la Península fue el Hombre de Atapuerca hace más de 1 millón de años, o en el caso de Andalucía, el Hombre de Orce. Ambos emparentados por la fisionomía de los restos analizados, con el Homo Antecesor encontrado en Georgia.

Tras esas primeras especies de homínidos, hace 75.000 años llegaría el homo sapiens y conviviría con el homo neanthertalensis, que a su vez se había refugiado en el sur de la Península, donde se han hallado los últimos restos de esta especie.
Nuestro objetivo al realizar una retrospectiva tan amplia no es más de transmitir la idea de que los movimientos de población son una condición innata en la raza humana, y las tensiones entre sociológicos que generan hoy en día, en su base conceptual, no son muy distintas a la pulsiones entre los pueblos nómadas y los sedentarios.

Abarcar en un artículo todos esos movimientos de población que han afectado a la Península resultaría inabarcable para el tiempo y el espacio que disponemos, por lo que vamos a intentar categorizarlos por épocas y tipo de inmigración con el objetivo de hacerlo más comprensible para todos.

Neolítico
Los primeros grandes movimientos de población se produjeron con la llegada a finales del período neolítico de los íberos entre el V y el III milenio antes de nuestra eras. Existen diversas hipótesis, por un lado que son los herederos de los pueblos del paleolítico que habían desarrollado una gran industria megalítica en la zona, y por otro lado los que sostienen que provienen del Mediterráneo oriental.
Se trata pues de un movimiento en el que son tribus completas que se trasladan para instalarse en un territorio que les aporte unas mejores condiciones de vida.

Edad Antigua
Nos encontramos en este periodo dos tipologías de inmigración:
- Por un lado la que ejercieron fenicios y griegos, estos pueblos del Mediterráneo oriental navegaron hasta el extremo del mundo conocido con el objetivo de establecer lazos comerciales. Así, establecían colonias comerciales y facilitaron el desarrollo socio-económico y cultural de las poblaciones autóctonas. En Andalucía tenemos numerosos ejemplos de este tipo de colonias como Gadir, la actual Cádiz en el caso fenicio o Mainaké en Málaga, en el caso griego.
- Frente a este tipo de movimientos, nos encontramos con los dos grandes imperios mediterráneos de la época: romanos y cartaginenses. De ellos destacaremos que no supusieron la llegada de grandes contigentes de población, más bien fueron sus élites dominantes las que arribaron pero la masa popular continuó siendo autóctona. En este sentido cabe destacar que para estos pueblos la Península no fue más que el campo de batalla de la segunda de sus guerras. Finalmente los romanos ganaron esa guerra y durante siglos dominaron la Península, sin embargo lo que se produjo fue un proceso de romanización de la población.

Edad Media
- En la línea de lo sucedido en el caso romano, los siguientes pueblos que llegan a la Península, en este caso a Andalucía, se limitan a instalar a sus clases dominantes en el poder, pero no suponen grandes movimientos de población. En ese sentido, los vándalos en primera instancia y los visigodos más tarde, son pueblos procedentes del norte de Europa que toman el control del Gobierno, pero no suponen un desplazamiento humano importante.
- En el caso de la invasión árabe, se conjugan ambas variables, ya que, en primera instancia son los jefes tribales árabes los que van estableciéndose en la Península merced a pactos o pequeños enfrentamientos con los nobles visigodos. Y posteriormente, se establecen pueblos como los bereberes o los esclavos eslavos, que llegaron a suponer colectivos importantes que se establecieron durante siglos en la Península.
- Para el debate dejaremos lo que supuso la colonización de las tierras conquistadas por los cristianos a los musulmanes, aunque cabe destacar que se consideran movimientos migratorios internos que desplazaron grandes contingentes de población hacia los territorios de Al-Andalus.

Edad Moderna
Esta época es curiosa, ya que como ya vimos en el programa de la emigración, es cuando se producen los primeros movimientos hacia el exterior desde la Península con la expulsión de los judíos y los moriscos, y la marcha hacia América.

Siglo XIX y XX
Curiosamente, aunque cercano, durante este siglo en España y Andalucía se producen dos invasiones, que, como en el caso de los romanos, no suponen un gran desplazamiento de población, pero sí un cambio importante en las élites dominantes. En este sentido son dos: La invasión francesa que supuso la guerra de la Independencia, o unos años después, la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis para restablecer a Fernando VII en el poder.
Sin embargo, durante esta época, por la conflictividad de esos movimientos entre las clases dominantes, las clases populares no tuvieron más remedio de comenzar a emigrar masivamente, primero hacia América como hemos dicho con anterioridad y posteriormente durante el siglo XX hacia otros territorios de la Península o de Europa.

Sin embargo, a finales del siglo XX con el final de la dictadura franquista, y el despegue económico que supuso la incorporación de España a la Unión Europea se produce la llegada de contingentes de población, especialmente de la América Hispanoparlante, que se deciden a iniciar la aventura humana que supone salir de tu lugar de origen para dirigirte a otro en busca de una vida mejor, algo, que como hemos visto, viene haciendo el ser humano desde que hemos decidido considerarlo como tal.

Puedes encontrar más información sobre el tema aquí:
Análisis de las Migraciones. España como Emisor y Receptor de Inmigrantes. (2008) www.accem.es
Historia de Andalucía. Juan A. Lacomba (Coor). 1996. Editorial Ágora
Libro de Imágenes sobre Emigración e Inmigración en España durante el siglo XX y XXI
http://www.ciudadaniaexterior.empleo.gob.es/es/destacados/memoria/CatalogoBaja.pdf