logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

ExpoXXV
Domingo, 09 Abril 2017 10:25

La Expo 92 consolidó y perpetuó los desequilibrios territoriales de Andalucía

Expo 92 Expo 92 Ramón (cc) Flickr.com
Por 

En los años previos a la celebración de la Exposición Universal de 1992 ya hubo informes que alertaban del riesgo de no planificar bien las inversiones y de convertir a Sevilla y el área de influencia de la muestra en un eje moderno y dinámico, dejando al marguen a zonas como Jaén, Granada o Almería que por cuestiones históricas – emigración, ruralización y evidente falta de dotaciones e infraestructuras- partía en clara desventaja.


En un estudio del Catedrático de Geografía de la Universidad de Córdoba, Antonio López Ontiveros titulado "La Expo 92 y los desequilibrios espaciales andaluces" de 1985, se hacía hincapié en que los parámetros de subdesarrollo que arrastraba la región y en las diferencias con el norte desarrollado, industrializado y próspero. En el análisis interno, López Ontiveros también hacía una distinción por provincias, más allá de la maniquea Andalucía Oriental y Andalucía Occidental. Por un lado, una Andalucía del Estrecho- Sevilla, Cádiz y Málaga – "más dinámica demográficamente y mejor dotada industrialmente, más beneficiada por el boom turístico y la mejor articulada desde el punto de vista urbano"-; un eje interior – Córdoba, Jaén y Granada- "la más sangrada y envejecida por las emigraciones, la más agrarizada y la más desfavorecida en todos los indicadores económicos y de bienestar". Al margen quedaban Huelva- que presentaba en sí misma un importante desequilibrio interno- y Almería que comenzaba a resurgir con la industria agroalimentaria.


Este experto lanzaba una advertencia que parece que nadie escuchó: "si la planificación de la Expo 92 no introduce correctivos eficaces, puede convertirse en una animadora exclusiva de la Andalucía del Estrecho, precisamente la más próspera y menos deprimida".


25 años después, la foto no ha cambiado mucho y en el ideario colectivo el concepto de "las dos Andalucías" sigue latente, más aún en la parte más oriental donde existe una sensación de abandono y discriminación que no han aliviado las administraciones públicas ni en la épocas de la "Andalucía Imparable".

La reordenación urbana que supuso la Expo para Sevilla y sus alrededores, la dotación de infraestructuras y la mejora considerable de las comunicaciones ferroviarias, aéreas y terrestres la alejaron años luz del resto de capitales andaluzas, algunas de las cuales, 25 años después siguen aisladas.


La A92, que debía vertebrar a Andalucía y que debe su nombre a la famosa cita con la modernidad, llegó 10 años después a Almería y a día de hoy resta su conexión con la capital almeriense. En este reportaje de El País, se ve claramente lo que supone dotar a los territorios de infraestructuras, analizando la riqueza y el desarrollo que experimentaron las localidades por las que atraviesa esta vía.


Movimientos independentistas andaluces


Existen distintas corrientes, como la Plataforma Por una Andalucía Oriental  que apela a la Historia para argumentar una intención segregadora y que denuncia el "centralismo sevillano" de los poderes públicos. Sus foros de opinión y debate servirían para escribir horas y horas sobre el sentimiento de agravio que sienten muchos andaluces de Jaén, Granada o Almería. En Málaga, incluso se ha promovido desde la plataforma Change.org una petición para que esta provincia sea independiente.

Pero lo que late bajo la superficie es una sensación de discriminación que estoy segura que les impedirá celebrar con fastos y algarabías este aniversario de la Expo de las luces, los fuegos artificiales, los colores y la simpatía de Curro, la música y la modernidad que vivieron como turistas