logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Medio Ambiente
Miércoles, 04 Junio 2014 19:27

Pablo Álvarez: “En Andalucía tienen la oportunidad de prohibir el fracking y no lo han hecho todavía”

Logo de la Plataforma Andalucía Libre de Fracking Logo de la Plataforma Andalucía Libre de Fracking andalucialibredefracking.blogspot.com.es
Por 

La fracturación hidráulica también conocida por el término inglés fracking, es un método de extracción de gas y petróleo que ha revolucionado la industria energética. Sin embargo, su impacto ambiental ha provocado las protestas de numerosos colectivos ecologistas que están en contra de esta técnica. Hablamos sobre ello con Pablo Álvarez, portavoz de la Plataforma Andalucía Libre de Fracking.

Los defensores del fracking esgrimen los grandes beneficios económicos de esta forma de extracción que permite llegar a hidrocarburos hasta ahora inaccesibles. Estados Unidos, pionero en el uso de esta técnica, ha conseguido reducir el precio del gas en un 44%. Sin embargo, “desde allí nos llega la tecnología por un lado y por otro lado las protestas y las reivindicaciones por los efectos contaminantes”, nos comenta Pablo Álvarez, portavoz de la Plataforma Andalucía Libre de Fracking. Son esos efectos contaminantes los que han provocado la creación de esta plataforma, que trata de evitar el uso de la técnica del fracking en nuestra comunidad.

El impacto medioambiental más directo son “los relacionados con la contaminación de los acuíferos, es decir, de los recursos de agua subterráneos”. Esta técnica se basa en impulsar gases al subsuelo y “al perforar la superficie de la tierra lo normal es atravesar un acuífero”, provocando su contaminación. “Para extraer el gas se inyectan una serie de contaminantes, de productos químicos, que si son liberados al medio ambiente producen contaminación”. Un estudio de Ecologistas en Acción alertaba que cerca del 80% de los permisos concedidos en nuestro país para extracción mediante esta técnica están situados sobre acuíferos, siendo además más de la mitad de ellos acuíferos calcáreos, mucho más sensibles a esta técnica debido a la capacidad de esta roca para que el agua circule.

Pero el riesgo de contaminación de acuíferos no es el único impacto medioambiental. Existen otros, como la posibilidad de rotura de las balsas donde se almacenan los productos químicos, la emisión de gas metano a la atmósfera, un gas “20 ó 30 veces más potente que el dióxido de carbono”, y otros impactos más difusos como la ocupación de la tierra. Respecto a otros riesgos, como el de seísmos, Pablo Álvarez admite que no existe una confirmación científica, ya que “necesita de muchos estudios y eso cuesta mucho dinero”, pero considera que “es de lógica aplastante que si andas jugando a mover la tierra debajo de los pies lo normal es que se acabe moviendo”.

La presión de estos grupos ecologistas consiguió hace unas semanas que 20 partidos políticos se comprometieran en el Congreso de los Diputados a prohibir el fracking en España. Entre esos partidos estaban el PSOE e IU, pero no así el PP. Este compromiso se plasmó con una proposición de ley presentada por Izquierda Plural y apoyada por el PSOE, pero rechazada por el Partido Popular, que se ayudó de su mayoría absoluta para tumbarla.

El objetivo ahora de estos grupos ecologistas es conseguir leyes a nivel autonómico que transformen el compromiso adquirido por los partidos políticos en una realidad. En Andalucía deberían tenerlo fácil, pues dos de los partidos que han apoyado esta ley a nivel estatal, PSOE e IU, son los que gobiernan en coalición en la Junta. Sin embargo, la Junta no se ha manifestado sobre este asunto, lo que ha generado las protestas por parte de la Plataforma Andalucía Libre de Fracking. “Tienen la oportunidad de prohibir esta práctica y no lo han hecho todavía”, algo que sí han hecho otras comunidades como Cantabria o La Rioja. “Allí ya se ha prohibido tanto la investigación, que es lo que se está llevando a cabo en Andalucía, como la explotación”.

Queda por tanto esperar que tanto PSOE como Izquierda Unida sean coherentes y prohíban el fracking en Andalucía. “Estamos esperando que, ya que tanto PSOE como IU a nivel estatal están en contra de la fracturación hidráulica, aquí que tienen la oportunidad y tienen el poder lo ejecuten y que materialicen ya una ley de prohibición”.