logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Microeconomía
Miércoles, 25 Noviembre 2015 18:05

Qué es la microeconomía. Aproximación a los marginalistas

Teóricos marginalistas. Teóricos marginalistas. Montaje.
Por 

Cuando comenzamos la preparación de esta edición de nuestra revista digital, la primera cuestión que nos sedujo fue la de indagar en la historia del pensamiento económico hasta dar con la base del término microeconomía, con el objetivo de que nos ayudara a entender a qué nos estamos refiriendo exactamente.

En nuestra intención de resolver esa pregunta básica se fueron apareciendo definiciones, “es una rama de la economía que estudia cómo los hogares y las empresas toman decisiones para asignar sus limitados recursos, normalmente en los mercados”; nombres de investigadores del XIX (William Jevons, Carl Menger, Léon Walras) y escuelas económicas (marginalistas, escuela clásica) que con sus teorías han marcado el devenir económico de nuestra sociedad durante casi un siglo.

Todo ello para darnos cuenta de que una mirada al término microeconomía, tal y como se define a la historia del pensamiento político, es una mirada a la base teórica del mundo en el que vivimos. Una concepción que nace, tal y como hemos dicho con anterioridad, a mediados del siglo XIX, desarrollados por tres teóricos inglés, francés y austriaco, sin contacto entre ellos, y que fue finalmente sistematizada por Marshall.

Para los marginalistas, y para quienes los han seguido durante el último siglo, las leyes económicas, que en los pensadores clásicos se analizaban a partir de su ubicación en la realidad social, pasan ahora a convertirse en leyes absolutas y objetivas, asimiladas como leyes naturales, y por tanto aplicables a cualquier persona y a cualquier momento de la historia.

En la base de esa intención de generar leyes universales se encuentra el concepto de microeconomía, ya que una de las aportaciones de esta escuela es la de sustituir el concepto de clase social, por el de elementos individuales (individuos, hogares, empresas) que toman sus decisiones de consumo a partir de la maximización del placer, esto es la búsqueda de la satisfacción de sus necesidades con el mínimo esfuerzo.

Toma aquí importancia el factor de valor subjetivo, ya que a diferencia de los clásicos, se introduce el valor marginal a la hora de definir el precio, según el cual, éste es determinado por la percepción de los individuos de la utilidad o beneficio que un producto o servicio le proporcionara en relación a sus necesidades en un momento dado. El valor de ese bien o servicio será variable en relación a la necesidad especifica.

Ejemplo del vaso de agua y el sediento

Uno buen ejemplo para comprender este factor es el del vaso de agua y el sediento, utilizado en multitud de ocasiones. El primer vaso de agua para una persona con sed es más importante (tiene más valor, entendido como  "utilidad") que el cuarto o el séptimo. Ese consumo extra produce un valor menor por lo que baja lo que esa persona está dispuesta a pagar por seguir bebiendo agua. La utilidad marginal o la importancia de un producto o servicio para una persona es una cuestión de circunstancias y preferencias personales.

Los marginalistas utilizan este valor marginal para explicar las fluctuaciones de los precios en los mercados reales, excluyendo en su análisis de la influencia que los conflictos sociales pueden tener en los mismos, e individualizando la relación la relación contratador-contratado. Eso en lo que se refiere a las relaciones laborales, ya que son muchos los campos en los que podemos analizar distintas concepciones de la microeconomía aplicada. Para ello y para que quiénes lo deseen puedan profundizar más en el tema os hemos dejado diseminados durante el texto enlaces a páginas como Enciclopedia Financiera, e incluso a algunos trabajos de Historia del Pensamiento Económico que están disponibles en abierto en la web.

-->
-->