logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Navidad, consumo local
Miércoles, 17 Diciembre 2014 13:07

La Navidad en la Historia. ¡Felices Saturnales!

Mosaico de Pompeia. Saturnales Mosaico de Pompeia. Saturnales en.wikipedia.com
Por 

La festividad que en la cultura occidental denominamos como Navidad, y que en la lectura cristiana celebra el nacimiento de Jesucristo no es más que una reinterpretación de las tradiciones paganas que celebraban entre el 17 y el 24 de diciembre el solsticio de invierno, el momento en el que el sol alcanza el punto más bajo en el hemisferio norte, y a partir de entonces comienza a ascender de nuevo. O más simple, lo que celebramos cada año con la llegada del invierno no es más que la referencia astrológica del nacimiento del Sol, y se viene celebrando, con diferentes nomenclaturas desde la época babilónica.


Esta afirmación viene sustentada por los datos históricos recogidos por los propios escritos cristianos por lo que la explicación más consistente de los historiadores es que el origen de la Navidad estuvo relacionado con una serie de decisiones tomadas por los altos mandos de la iglesia cristiana en los siglos III y IV. Entre ellas, se considera como la más determinante a la moción del Papa Julio I en 350 para establecer la navidad el 25 de diciembre. Esto fue decretado 4 años después por el Papa Liberio.

Esta iniciativa de la cúpula cristiana viene empujada por la necesidad de adaptarse a las tradiciones de los fieles, que durante siglos habían celebrado la fiesta pagana de las Saturnales, dedicadas al dios Saturno, dios de la agricultura, y cuyo nacimiento marcaba el resurgir de la vida sobre la tierra gracias al efecto del sol.

Estas celebraciones incluían ya algunas de las características básicas de nuestra Navidad, como es la reunión entre los miembros de la familia para la celebración de ágapes en los que la comida tomaba un lugar protagonista.

La actitud de estos primeros cristianos a la hora de ir contra las propias escrituras e institucionalizar la celebración pagana de la Navidad, enfocando el nacimiento del Sol en el del propio Cristo, ha sido en múltiples ocasiones criticadas por los propios teólogos cristianos, ya que son numerosas las referencias en la Biblia a la prohibición de celebrar los ritos paganos: “Pues en vano me honran, enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres” (Mat. 15:9). La Navidad no es un mandamiento de Dios — es una tradición de los hombres. Cristo continuó: “Bien invalidáis el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición” (Marcos 7:9).

Sin embargo, entre los primeros cristianos pesó más la necesidad de acercarse a la población, y para ello no dudaron en modificar las enseñanzas que se supone había dictado el propio Jesucristo para conseguir el apoyo masivo de la población, especialmente a partir de ser declarada esta religión, como la oficial del Imperio Romano.

Inicio del consumismo en la Inglaterra victoriana

Con respecto al consumismo que tanto ha sido criticado, en realidad son unos hábitos relacionados con esta celebración relativamente moderno, ya que no comienzan a desarrollarse con la inclusión del intercambio de presentes hasta la Inglaterra de la época victoriana. En este sentido, vale la reflexión que nos lleva a pensar que es la sociedad la que va adaptando sus celebraciones a los tiempos que vive, y puesto que con la llegada de la Revolución Industrial y del capitalismo es cuando se comienza a dar forma la sociedad de consumo, es fácil pensar que ha sido este tipo de sociedad el que ha modificado las costumbres.

En todo caso y como punto y final a este artículo, queremos desear Feliz Navidad a todas las personas, veneren a Jesucristo, al dios Tamuz, al Nimrod babilónico o simplemente veneren el calor del sol recién nacido disfrutado y engrandecido por la fuerza del calor de la familia. A todas estas personas, Felices Saturnales.