logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

La homosexualidad, el amor entre dos seres del mismo sexo, es una realidad que nace con el propio ser humano. A pesar de ello, en nuestra sociedad existe una discriminación que hemos analizado en la edición de esta semana, así como las desigualdades y dificultades que han sufrido a la hora de desarrollar su sexualidad de forma plena en las últimas décadas, y cómo han evolucionado las políticas en nuestro país al respecto. Pero, qué se sucedía en el pasado, qué nos dice la historia.

Publicado en Orgullo

Desde los discursos dominantes se ha considerado y se considera  que los genitales son la marca que determinan los roles y comportamientos esperados de una persona; a unos genitales masculinos se le atribuirán unos roles, y unos femeninos se le atribuirán otros. Sin embargo, existen realidade que hacen que este esquema binario de sexo/género salte por los aires; ejemplos de estas realidades que desafían a la norma son la intersexualidad y la transexualidad. La primera es una condición en la que el sexo cromosómico y los genitales discrepan y los individuos poseen características tanto de hombre como de mujer, poseyendo una genitalidad que no encajaría en ninguno de los dos patrones en los que se asientan los roles de género;  la transexualidad por otra parte, sería cuando la genitalidad de una persona no se ajusta a los roles que socialmente se le asignan y se ajustan más a lo que se considera culturalmente propio del sexo opuesto. Tanto intersexualidad como transexualidad han existido siempre, un ejemplo de ello son los casos de Elena de Céspedes en el siglo XV y Sor Fernanda Fernández en el siglo XVIII

Publicado en Descendientes de Orce