logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Referendum
Jueves, 12 Junio 2014 09:17

Sucesión y referéndum en la Constitución

Constitución Española de 1978 Constitución Española de 1978 commons.wikimedia.org
Por 

Desde que se anunciara la abdicación, la ciudadanía y los partidos políticos han manifestado diferentes opiniones sobre cuál debería ser el camino a seguir en este momento, en cuanto a la jefatura y modelo de Estado, que podrían agruparse en dos vías diferentes: continuar con el proceso de sucesión monárquica o convocar un referéndum. José María Morales Arroyo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla nos ayuda a conocer qué señala la Carta Magna respecto a cada una de las opciones

La Constitución Española de 1978 establece los mecanismos jurídicos que han de producirse para el proceso de sucesión de un rey a otro; de hecho, nos encontramos en mitad del proceso -ayer se aprobaba en el Congreso de los Diputados la Ley de Abdicación- y culminará con la proclamación de Felipe VI como rey el próximo 19 de junio. "Tiene que haber un acuerdo de las Cortes Generales y ese acuerdo tiene que hacerse por ley orgánica"; José María Morales Arroyo, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad de Sevilla, repasa el procedimiento que señalan las leyes en cuanto a la sucesión monárquica.



La Constitución no recoge una posible organización republicana del Estado como tal, aunque sí que abre la vía a un posible proceso que culmine en un referéndum, como aparece en su artículo 92. Como reconoce el catedrático de Derecho Constitucional, se trata de un "procedimiento relativamente complicado, pero si hay una mayoría ciudadana que quiere ese cambio, la Constitución no puede poner puertas": Congreso y Senado tendrían que aprobar la reforma de la Constitución, tendrían que disolver las cámaras, convocar unas elecciones para que la ciudadanía vote las propuestas de los distintos partidos políticos, las nuevas cortes determinan si continúan o no con la reforma del Título II y, en su caso, convocarían un referéndum para que la ciudadanía decida sobre el modelo de la jefatura del Estado.