logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Refugiados

Refugiados

Aunque reconoce que en los últimos diez días la situación ha comenzado a cambiar, "durante más de un año y medio los únicos que recogían a refugiados en el mar, los únicos que los recibían en la playa, los únicos que les daban de comer, que les ponían tiendas de campaña y que los atendían eran voluntarios exclusivamente". Joaquín Urías, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla y ex letrado del Tribunal Constitucional, estuvo las pasadas navidades como voluntario realizando labores de ayuda humanitaria en el campo de refugiados de Moria, en la isla griega de Lesbos. Nos ofrece un testimonio directo sobre las condiciones en los campos de refugiados, de la ayuda voluntaria y un breve análisis sobre la política de asilo en la Unión Europea.
En el monográfico de esta semana afrontaremos una realidad profunda que nos debería hacer recapacitar a todos y todas. Tan sólo en el último siglo, en el calamitoso siglo XX europeo, hemos provocado conflictos que han trasladado de sus hogares a millones de personas. Aquí, en España, la Guerra Civil provocó la expulsión o huida de más de 200.000 personas que tuvieron que depender de la solidaridad de los demás para seguir adelante. Hoy hablamos de cuando los refugiados éramos nosotros.
Amnistía Internacional ha publicado esta semana un informe demoledor que concluye, entre otras cuestiones que los mecanismos con los que la comunidad internacional se ha dotado en los últimos 70 años para proteger y garantizar los derechos humanos están en peligro por la falta de voluntad de los gobiernos para protegerlos. Este sábado la ciudadanía sale a la calle para protestar contra el modo en el que las organizaciones internacionales y los países están atendiendo las necesidades de protección de los refugiados sirios. Su principal demanda gira en torno a la necesidad de pasajes seguros –en las redes sociales emplea el hastag #PasajeSeguro o #SafePassage– para las miles de personas que llegan a suelo europeo en busca de una nueva vida. Hay miles de imágenes y razones para la movilización: aquí te damos cinco.
En septiembre del año pasado, la triste imagen de Aylan Kurdi muerto en una playa turca dio la vuelta al mundo. El niño kurdo, de sólo 3 años, se embarcó junto a su familia huyendo de la masacre del Estado Islámico. Tras varios intentos por entrar en Europa huyendo de la guerra, su padre decidió embarcarse junto a su mujer y sus dos hijos de 5 y 3 años en una barca hinchable. Sólo él sobrevivió. El resto de su familia murió en el naufragio en el que también murieron otras 12 personas de origen sirio. Las conciencias que removió esa imagen se fueron apagando con el paso de los meses. Un grupo de profesionales del ámbito de las emergencias decidió fundar una organización para ayudar a las miles de personas que se juegan la vida surcando el mar huyendo del terror. Así nace Proem-Aid. Conversamos con su vicepresidente, Manuel Blanco.