logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Tartessos
Martes, 15 Diciembre 2015 00:00

La Tartessos de Schulten

Adolf Schulten y Tartessos. Adolf Schulten y Tartessos.
Por 

Adolf Schulten fue un historiador y arqueólogo alemán que se convirtió, en la primera mitad del siglo XX, en el centro de la investigación histórica y arqueológica española. Su pasión por la historia antigua le llevó a realizar trabajos en Italia, Grecia y el norte de África, aunque finalmente centró su actividad en España donde realizó las excavaciones de la antigua ciudad de Numancia, localizó Mainake y Segeda, y participó en los trabajos de Tarraco. Por este ingente actividad en 1940 fue condecorado con la Cruz de Alfonso X el Sabio.

Sin embargo, más allá de esta importante aportación a la historia antigua, que fue superlativa, nos vamos a fijar en su figura como en la de un romántico tardío que impulsa su trabajo a golpe de intuición y corazón, pero que no se deja cegar por los relatos mitológicos, hasta el punto de olvidar que es el contraste de las fuentes documentales en el trabajo sobre el terreno, lo que nos acerca a un relato veraz de una civilización, algo singularmente importante cuando esas fuentes pueden ser encuadradas dentro del ámbito de la mitología.

Esta pasión por recuperar la vida del ser humano en los mundos antiguos lo llevó a obsesionarse por una civilización, como la tartéssica, que se encontraba en el limbo entre la mitología que recogían los escritos griegos y romanos, y la nula actividad arqueológica que se desarrollaba en nuestro país en aquella época.

Efectivamente, fue Shulten uno de los primeros investigadores que comienza a preguntarse por el relato sobre la Historia Antigua y la Protohistoria que nos podían contar los restos que se encontraban en el subsuelo peninsular. Y en eso contexto, lanzarse a la búsqueda de la mítica ciudad de Tartessos, la primera civilización autóctonas del occidente europeo, era un reto con los suficientes tintes románticos como para embriagar a cualquier con una pizca de corazón. Os dejamos un enlace a su obra Tartessos

Así fue para este historiador alemán que se embarcó y embarcó a cuantos pudo convencer a la tarea de localizar y realizar las excavaciones de la ciudad de Tartessos, la que aparecía en las fuentes mitológicas y que, en algún momento, llegó relacionar con la mítica Atlántida. Con ese convencimiento y con los fracasos que supusieron sus intentos de localización se apagó su vida, pero la mecha de pasión por nuestro pasado que dejó ha sido avivada por muchos historiadores e investigadores posteriores que aún se preguntan: ¿Dónde está Tartessos?

-->
-->