logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Tradición vs Ecosistema
Jueves, 19 Mayo 2016 10:26

Cinco fiestas andaluzas crueles con los animales

Toros ensogaos Beas de Segura Toros ensogaos Beas de Segura J.Gomez web Círculo Taurino de Jaén
Por 

Suelta de vaquillas, capeas, piñatas con animales, corridas de toros, caza, circos… muchas de las fiestas andaluzas tienen animales como protagonistas. Ferias con caballos, atracciones con ponis, peleas de gallos o lanzamientos de pavas desde campanarios. Algunas de estos episodios se remontan en el tiempo y forman parte de las costumbres populares que tanto cuesta cambiar. Otras, sin embargo no más actuales y aun así están arraigadas y tienen firmes defensores.

Animales en circos, zoológios, reservas, desfiles y fiestas como las cabalgatas de reyes o belenes vivientes convierten a los animales en cosas y los someten a un estrés y unas condiciones crueles que los veterinarios confirman como muy negativas para su salud.

En los últimos años ha habido muchas voces en contra de este cruel uso de los animales y hay mayor sensibilidad, pero cabe recordar que en pleno siglo XXI seguimos asistiendo a lamentables espectáculos como los que recoge la organización ASANDA en su página web y que muestran que estas prácticas están más extendidas de lo que podríamos pensar .

La organización Amnistía Animal asegura que en España se celebran cada año más de 16.000 fiestas populares donde el maltrato animal es el principal reclamo. La mayoría de estos festejos son taurinos y en ellos, según esta entidad cada año mueren unos 10.000 mil toros. Hemos elaborado una lista con algunas de las fiestas andaluzas más polémicas por el trato cruel de animales en ellas:

La pava de Cazalilla: Esta peculiar celebración consiste en tirar una pava desde el campanario de la Iglesia de la Magdalena de este municipio jiennense en las fiestas de San Blas. Tras muchos años de polémica y denuncia, en la última edición de la fiesta el Partido Animalista PACMA consiguió evitar el lanzamiento, aunque los vecinos se han entretenido con ella de un modo bastante cuestionable.

Los cerdos engrasados. Consiste en untar de grasa a lechones para luego iniciar una carrera a ver quién logra capturarlos. Esta fiesta se celebra o se ha celebrado en localidades como Grazalema, El Colorado, Iznalloz, Láchar o Loja. Hemos localizado un vídeo en youtube que pone de manifiesto que es una fiesta para grandes y pequeños, haciendo partícipes a los menores de esta peculiar y discutible diversión.

El toro del aguardiente. También está presente en muchas de las fiestas populares y son sueltas de vaquillas, “san fermines” rurales muy madrugadores a los que se acude tras haber bebido un poquito de aguardiente, de ahí su nombre. Son muy conocidos los de Martos, Puerto de Santa María, San Roque o San Fernando. En este apartado deberíamos incluir otros festejos que consisten en soltar toros o vaquillas para que los mozos corran con ellos, como los populares “toros embolaos”, como los del municipio gaditano de Los Barrios.

Toros ensogaos. El toro es atado y sometido a diferentes “divertimentos” hasta que cae al suelo. Los jugadores se suben encima, le tiran del rabo, le provocan y molestan y en muchas ocasiones termina muriendo. Muchas de las fiestas que cuentan con estas prácticas han sido incluso declaradas de Interés Turístico por la Junta de Andalucía . Es el caso, por ejemplo, de los Toros Ensogaos de Beas de Segura, en Jaén.

Las romerías. La del Rocío es la que cada año concentra más denuncias y polémicas, por ser la que congrega a más personas y animales. Cientos de caballos y bueyes tirando de carretas por caminos de Sevilla y Huelva de gran valor ecológico y que afectan también a la flora y fauna de Doñana.

 

-->
-->