logo de Andalucía Diversa

andalucíadiversa
Revista Digital

Tradición vs Ecosistema
Miércoles, 18 Mayo 2016 22:39

Javier Sanabria: "En Andalucía tenemos muy arraigado las tradiciones con sufrimiento animal y está costando mucho trabajo acabar con ellas"

Miembros de PACMA durante una protesta en Sevilla Miembros de PACMA durante una protesta en Sevilla
Por 

Más de 100 caballos muertos en los últimos 7 años. Es el cruel balance que deja una festividad como El Rocío, en la que cada año se repiten escenas de animales agotados, deshidratados, sometidos a largas caminatas sin descanso y a elevadas temperaturas mientras su dueño va disfrutando de la fiesta. La Feria de Abril de Sevilla tampoco escapa a esta polémica. Asociaciones ecologistas y animalistas vienen denunciando desde hace años la situación de sometimiento, extenuación y deshidratación que sufren estos animales. Aunque el número de muertes ha disminuido levemente, las imágenes de caballos que se desploman por agotamiento sigue siendo habitual en las fiestas. Y lo peor es que muchas de estas muertes se podrían evitar, ya que según el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil el 95% de los caballos que mueren, lo hacen por agotamiento, inanición y otras formas de maltrato. ¿Hacemos lo suficiente para proteger a los animales? ¿Está reñida la tradición con el respeto animal? Lo hablamos con Javier Sanabria, coordinador provincial de Sevilla del Partido Animalista PACMA.

Según datos oficiales de la Junta de Andalucía, 8 caballos murieron el año pasado en la romería de El Rocío, una cifra menor que en años anteriores, sobre todo si se compara con los 23 que murieron en 2013, pero que sigue siendo una auténtica barbaridad. En lo que llevamos de romería de este año, ya han muerto 6 caballos, y la cifra puede aumentar porque aún varias hermandades no han terminado su camino de vuelta. La mayoría de estos caballos caen víctimas del cansancio, del esfuerzo extremo al que los someten sus jinetes, como denunciaba hace unos días el propio director del Plan Romero, Francisco Huelva.

Tanto las Ordenanzas Municipales regionales como la Ley Andaluza de Protección Animal contienen artículos que prohiben someter a los animales a “trabajos en los que el esfuerzo exigido supere su capacidad”. Sin embargo, como denuncia Javier Sanabria, miembro de PACMA, “Andalucía lidera en España el maltrato animal”. Y eso pese a que cuenta con una ley que Sanabria considera “insuficiente pero bastante avanzada respecto a la de otras comunidades”.

"Si los propios romeros y caballistas denunciaran las situaciones en las que se está cometiendo un maltrato animal, estas muertes de animales se reducirían”
"

La romería de El Rocío es uno de los principales focos de maltrato animal de nuestra comunidad. De hecho, PACMA publicó en 2014 un vídeo denunciando el trato que reciben los caballos durante esta fiesta, algo que se produjo tras la denuncia de activistas y simpatizantes animalistas que acudían a la romería y presenciaban “las situaciones tan terribles en las que vivían y viven los animales durante la romería”. El vídeo, que muestra la cara oculta de El Rocío, busca concienciar a las personas para que “dejemos de usar a los animales como juguetes, como cosas”. Las muertes de caballos no se tratan de accidentes, como los califican algunas personas, sino fruto de un maltrato continuado, de una sobreexplotación. “Si hubiese un control adecuado, si los propios romeros y caballistas denunciaran las situaciones en las que, a vista de todo el mundo, se está cometiendo un maltrato animal, lógicamente estas muertes de animales se reducirían”.

Como siempre que se habla de tradiciones arraigadas en la cultura popular, hay voces que defienden estas fiestas tanto por su valor cultural como por la riqueza y el turismo que proporcionan. Sin embargo, Javier Sanabria no considera que “el disfrute tenga que estar reñido con no matar animales. Podemos disfrutar sin tener que torturar, no creo que el hombre sea tan cruel como para mantener eso”. En este sentido, entiende que antiguamente “el poco conocimiento de la etología animal” generara este tipo de costumbres, pero que actualmente “ya estamos en una sociedad bastante avanzada” y que poco a poco estas tradiciones irán desapareciendo presionadas “por la misma sociedad”.

“No podemos permitir que animales bebés sean arrancados de sus madres y entrenados a base de descargas eléctricas, de golpes o de mutilaciones”

Otro de los lugares donde los animales sufren condiciones vejatorias son las atracciones de feria. Cada vez hay una conciencia y un movimiento mayor en contra de los circos que usan animales. De hecho, ya se ha conseguido que hasta 250 municipios españoles los hayan prohibido. Sin embargo, de esos 250 sólo 9 son andaluces: Castilleja del Campo y Utrera (Sevilla), Málaga capital, Benalmádena, Marbella, Benahavís y Ronda (Málaga), Priego de Córdoba (Córdoba), y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). El coordinador de PACMA considera que este número tan reducido se debe a que “en Andalucía tenemos muy arraigado las tradiciones con sufrimiento animal y está costando trabajo acabar con ellas”. En este sentido, pone el ejemplo de Sevilla y desvela que se han reunido varias veces con su actual alcalde, Juan Espadas, tanto cuando estaba en la oposición como siendo ya alcalde, y le han expuesto la necesidad de incluir a la capital en la lista de ciudades libres de circos con animales. El dirigente socialista, en cambio, ha rechazado estas peticiones alegando que “no podía dejar sin trabajo a las familias que viven de ellos”, algo que Javier Sanabria considera como un argumento inválido ya que el trabajo de los animales pasaría a ser ocupado por humanos, “generando empleo”. También pone el ejemplo del Circo del Sol y de cómo un espectáculo sin animales puede triunfar. “No podemos entender cómo la Junta de Andalucía mantiene una actividad que va contra su propia Ley”.

Ante estas actividades donde exista maltrato animal el PACMA va a seguir realizando una labor de sensibilización y denuncia. Ya cuenta con varios logros, como el conseguido este año en la localidad jiennense de Cazalilla. Tras una intensa campaña judicial y de recogida de firmas, se ha logrado que por primera vez no se lance una pava desde el campanario de la iglesia en sus fiestas. Y Javier Sanabria avisa que no se van a queda ahí y que seguirán “eliminando esos tipos de atrocidades con animales porque la sociedad lo está pidiendo”.

De hecho, se puede sumar una festividad a la lista de fiestas que eliminan de su desarrollo el trato cruel hacia animales. No cualquiera, sino la que se había convertido en paradigma del conflicto entre tradición y respeto hacia los animales. Al cierre de esta edición, acabamos de conocer que el alanceamiento del Toro de la Vega en la localidad vallisoletana de Tordesillas, ha sido suspendido.

-->
-->